Tarjeta de felicitación de Comesa.

 

Anuncios

Los trabajadores de Comesa ratifican el preacuerdo con la dirección.

Una imagen del referendum de ayer.

Ayer 27 de Diciembre los trabajadores en referendun y por mayoría absoluta, han ratificado el preacuerdo entre dirección y Comité de Empresa para el cierre de la factoría.

De los 277 empleados de Comesa, han votado 233: 221 votos a favor, 7 en contra y 5 en blanco. Así, se ratifica el principio de acuerdo al que se llegó la semana pasada con un 94,85% de los votos. En los próximos días se registrará el acuerdo en la Administración.

Comesa era una “joint venture” de la compañía Iveco-Pegaso (filial del grupo automovilístico italiano Fiat) y la multinacional alemana ZF, dedicada a la mecanización de piezas para vehículos pesados, y planteó su cierre a finales del mes de Octubre por la crisis que vive el sector de la automoción.

El final de la cuenta atrás.

Carta a modo de despida de un trabajador de Comesa.

Sabado 25 de madrugada, atravesaré Barcelona, solo, como cada año, en busca del solar donde estaba la casa que me vió nacer; una vez allí repasaré mi último año, reviviré todo lo vivido durante estos dos meses, desde el día que alguien me dijo “esto se cierra”, y lloraré por dentro y por fuera, por los amigos y compañeros que dejo, y por aquellos niños de 14 años que un buen día sus padres los dejaron en una escuela de aprendices en la Pegaso de la Sagrera.

Vagaré por mis calles de chiquillo hasta quedarme en paz conmigo mismo, navegando un año más en mi viaje por mi Itaca particular, volviendo de nuevo a casa, con todos, para celebrar esta extraña Navidad.

Compañeros de viaje de esta nave llamada COMESA, esto se acaba, las puertas se cierran, y durante este trámite aparece lo mejor y lo peor de nosotros mismos; hemos querido y no hemos podido, hubieramos deseado hacer más presión, pero con un tirachinas no se llega a la Luna.

Lo nuestro tiene un nombre, se llama cierre estructural, y a la montaña FIAT le sobran los 277 granitos de arena de Barcelona y alguno más que lamentablemente podrá caer en los próximos meses, (Motores, IRISBUS…)

El Comité es el reflejo de COMESA, por lo que no todos han sido honestos, responsables ni tampoco se han implicado lo suficiente, sin embargo hay una parte que sé positivamente que si, que se han dejado el cuello, que han trabajado en fábrica y en casa, han sufrido en sus carnes lo que estaban negociando, y lo hacían pensando en todos. A ell@s va mi abrazo mas sincero. Siento que por parte de la plantilla no recibirán el reconocimiento que tanto se merecen. (La lista de los buenos, menos buenos y malos la dejo para cada uno de vosotros). En general, el Comité ha sabido aplicar a problemas estructurales soluciones políticas, que eran las únicas aplicables, medidas más drásticas nos hubieran llenado el corazón de gozo pero no hubieran reabierto la planta y hubieran empeorado el acuerdo.

Ante la imposibilidad de la reapertura solo quedaba la capacidad de negociación y el preacuerdo, aún siendo mejorable es, en general, bueno. Reconozcamos que la dificultad aumenta con la cercanía, y que un problema en Madrid se ve más fácil que cuando aparece delante de nuestra casa, así que los compañeros de la primera línea de fuego han pasado durante estos días una prueba dura y dolorosa.

Aunque muchos de nosotros nos veremos el próximo 27, aprovecho esta carta para deciros adiós. Ha sido un placer trabajar con todos vosotros (salvo alguna excepción que también os dejo que le pongais los nombres), a los que hemos trabajado para que esto siguiera adelante, desde cualquiera de las líneas de fuego, nos queda el corazón encogido, la conciencia tranquila y la caja de gelocatil vacía. Siendo pragmáticos ahora solo nos queda pensar en nuestro futuro, y esto significa que se apruebe el acuerdo, significa también seguir muy de cerca las vías de recolocación y asegurar la aplicación correcta del plan social.

COMPAÑEROS, UN FUERTE ABRAZO Y HASTA SIEMPRE.

Manuel Pablo i Blanch.

COMESA se cierra.

El pasado 30 de octubre se anunciaba el cierre de Comesa. Ya se hizo oficial ayer, 23 de diciembre, en la asamblea conjunta del Comité de Empresa formado por CC.OO y UGT.

El acuerdo al que han llegado Fiat y sindicatos, establece:

  • Un plan de prejubilaciones para los operarios que tienen entre 52 y 57 años, a los que se les garantiza entre el 72% y el 90% del salario neto en función de la edad, con un mínimo de 1.500 euros al mes hasta que cumplan 62 años, con una revalorización anual del 2%.
  • A los trabajadores que están en situación de jubilación parcial se les mantienen las condiciones actuales hasta llegar a la jubilación definitiva y por lo que se refiere a los relevistas el pacto ofrece una indemnización de 45 días por año trabajado y como mínimo se les asegura 8.000 euros.
  • Para el resto de trabajadores las condiciones del despido son una paga de 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades. Además, lo que tengan más de 32 años trabajados recibirán una indemnización añadida equivalente a 4,5 meses más, y el resto un plus adicional del 33,33% del total de la indemnización.
  • El pacto incluye que la multinacional italiana asumirá resarcir los días de prestación de paro que la administración no pague, como resultado de los diferentes expedientes de regulación de empleo. Además el acuerdo contempla la contratación por parte de Comesa de una empresa especializada que se ocupe de recolocar a los afectados.

El cierre se hará efectivo cuando la Administración resuelva el expediente, es decir, cuando haya tomado posesión el nuevo gobierno de la Generalitat.

Los compañeros de Comesa han estado solos durante el proceso de negociación, los comités de empresa de Madrid y Valladolid se han conformado con poner unas octavillas en los lugares correspondientes y los/as trabajadores/as no nos hemos preocupado por ello, y gracias a estas acciones, la lista de despidos en el grupo Iveco en España cada vez engorda un poco más:

  • 12 despedidos en Ingeniería Motores de Barcelona.
  • 13 despedidos en el Área Comercial de Madrid.
  • 328 operarios en la factoría de Madrid.
  • 56 en la factoría de Valladolid.
  • 337 empleados en la factoría de Comesa.

La dirección ya ha ganado varias batallas: los trabajadores del grupo estamos divididos, cada factoría es una isla. La dirección ha transformado a los sindicatos en servidores suyos, lo hemos visto en las elecciones de Valladolid, en las que el responsable de RR.HH ha votado enseñando su voto de manera ostensible a los presentes. Manteniéndoles así ajenos a los intereses de los/as trabajadores/as. Las asambleas desaparecen, cada vez se realizan menos puesto que las secciones sindicales mayoritarias tienen toda la capacidad de negociar, y estas se convierten en órganos inservibles, puesto que son consultivas, no decisorias. Los sindicatos pierden su fuerza, puesto que los/as trabajadores/as no vemos en ellos nuestra arma de defensa frente a la dirección.

Estamos viendo como el acuerdo marco firmado en Mayor por la dirección del grupo en España y las secciones sindicales de Barcelona, Madrid y Valladolid. Está siendo papel mojado ya que solo se está cumpliendo la parte que interesa a la dirección:

  • Se acuerda el adecuar los centros productivos (Barcelona, Madrid y Valladolid) y para ello se recoge “el redimensionamiento de la plantilla actual con medidas acordadas de regulación de empleo temporal y medidas extintivas para los centros de Valladolid y Barcelona”.
  • Profundizar sobre nuevos sistemas de reglamentación y organización de la métrica de trabajo, la cual ha de desarrollarse en la óptica de la metodología World Class Manufacturing.

Ya has sido despedidos 277 trabajadores del grupo Iveco-España, ya solo faltan 223.

Carta de un trabajador de Comesa.

Carta de un trabajador de Comesa dirigida al Comité de Empesa de la factoría.

Hasta la fecha no he querido entrometerme, siendo consciente de que tenéis una labor muy difícil y que teníais que tener toda la concentración y esfuerzos dedicados a un solo propósito. Pero en la última concentración en el Parlamento de Catalunya, he podido constatar y me ha quedado muy claro, que nuestra situación es irreversible, que ha empezado la cuenta atrás, y que en esa cuenta, mi colectivo (personas de la escuela de aprendices con dedicación de cómo mínimo de 30 años al servicio de PEGASO, personas de 47 años en adelante), somos los que realmente vamos a padecer irremediablemente un sin futuro.

Hemos sido personas que durante todos estos años han estado para todo, lo bueno y lo malo, desde dormir en la puerta de la fábrica de Sagrera para conseguir un trabajo, hasta manifestarnos enfrentándonos con la empresa porque no teníamos ni siquiera una ambulancia en condiciones, o calefacción en la nave. Hemos apoyado a todos los antigüos compañeros en otras crisis, en el 80, en el 92, etc. Para que se pudieran ir en unas condiciones lo suficiente ventajosas y de esta manera ser más competitivos y que la empresa siguiera adelante.

Sé que tenéis que luchar por todos, pero comprender que nosotros somos los que tenemos más que perder. Pensar que la inmensa mayoría de mi colectivo, si la cosa queda así, seremos carne de cañón a la vuelta de tres o cuatro años, que nos vais a dejar en la calle con una experiencia enorme de trabajar en PEGASO pero fuera de lugar en la vorágine de un puesto de trabajo en esta sociedad. O es que pensáis que alguien va a dar un duro por nosotros cuando piquemos a la puerta de un puesto de trabajo, para cada uno de nosotros, hay cien mil personas más jóvenes.

Pensad en nuestras familias, muchas de las personas que estamos afectados en esta sin razón por suerte o por desgracia tienen, o bien una edad que de alguna manera podrán soportar o atenuar la situación o personas que están empezando a labrarse un futuro y aún con el tropiezo que supone este cierre tienen tiempo de sobreponerse y seguir adelante.

Así como vosotros durante todo este tiempo nos habéis estado exigiendo nuestra presencia y creo que no os he fallado. Os pido y exijo a estas alturas de la negociación, luchéis todos juntos sin fisuras por nosotros, tenéis que hacer entender a todo el grupo de personas que nos están representando que todo lo que se pueda conseguir de beneficio para nuestro colectivo repercute directamente en beneficio de los demás. No es de recibo que se esté planteando indemnizaciones de más de 45  días por año cuando el tope siguen siendo las 42 mensualidades, eso beneficia indudablemente a las personas que tengan menos antigüedad y por supuesto que hay que luchar por ello, pero es más aún de recibo que luchéis y con más fuerza si cabe por eliminar y ampliar ese tope de 42 mensualidades.

Es bueno que luchéis por las personas con edad de 55 años e intentar reducir la edad para que se puedan acoger dignamente a un plan social personas de menor edad, me alegro por ellas, porque se lo merecen y posiblemente hayan padecido más que yo, pero insisto no os olvidéis de nosotros, si definitivamente esto no tiene vuelta atrás, pensad que vosotros, nuestros representantes, tenéis que salir también con la cabeza muy alta y con la dignidad intacta. Después de todo esto, con el tiempo, quiero veros para abrazaros y agradecer todo lo que se ha luchado y hecho por mí. Que nadie tenga que agachar la cabeza de vergüenza.

Por último dejadme que me despida con la frase que después de muchísimo tiempo sin oír, nos habéis estado inculcando todo este tiempo.

¡¡¡¡ VIVA LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA!!!!

J. Marcos Sánchez.

Hoy jueves 23 de diciembre a las 11:00 horas, en la sede de UGT-Barcelonés (Rambla de Santa Mónica 10), en el Salón de Actos. Se convoca a todos los trabajadores y trabajadoras de Comesa a una Asamblea General convocada por CC.OO y UGT.

21 de Diciembre – Huelga de consumo.

Llega ya la Navidad que, al margen de otro tipo de consideraciones, es reconocida por la ciudadanía como la gran época de consumo del año. Cuando se habla de consumo el pensamiento oficial nos indica que nos estamos refiriendo al teórico intercambio de bienes y servicios que propugna el capitalismo y que, por arte de magia, genera satisfacción de necesidades e igualdad. Pero el modo de concebir el consumo no se queda ahí sino que va más allá hasta configurarse en un modo de vivir, el consumista, que identifica la libertad con la libertad de consumir, es decir, se es más libre en la medida en que puedes elegir qué consumir. Esta idea es claramente una falacia porque necesita que haya personas que no puedan acceder al consumo para que este sistema competitivo se sostenga; sin embargo ha calado profundamente en nuestras sociedades haciendo que el planteamiento neoliberal de la realidad opere tranquilamente y que se asuman como normales ciertas pautas de comportamiento.

Contra este “imperio de la normalidad” es necesario cuestionarse, preguntarse por qué y cómo, y tomar conciencia de que existen otras formas de consumo. Esta toma de conciencia también nos lleva a cuestionarnos hasta qué punto lo que se nos dice tiene más que ver con hacernos gregarios que personas libres. Un ejemplo lo tenemos en el discurso oficial relativo a las actuaciones necesarias para salir de la crisis en que nos han metido. ¿Por qué nos bombardean con la idea del colapso de la Seguridad Social y el aumento de la edad de jubilación como la única solución? ¿Cómo es posible que se transfiera tanto dinero al sistema financiero y las consecuencias las paguen los trabajadores y trabajadoras? Las preguntas son innumerables y la incertidumbre es enorme, pero no caigamos en la desesperanza.

Existen otros planteamientos, otras formas de abordar los problemas y otros discursos. Hay expertos que, en diferentes ramas del saber, ofrecen alternativas diametralmente opuestas a las oficiales. ¿Por qué no se dan a conocer? Son respuestas realistas que necesitan de una voluntad política que no piense en clave de interés individual sino en clave de interés social.

Con el fin de generar alternativas y espacios para reflexionar y dialogar sobre otros modos de ver y de hacer, os invitamos a que toméis parte en diversas iniciativas que se hemos puesto en marcha. En primer lugar, os invitamos a tomar parte en la Huelga de Consumo que se celebra hoy 21 de diciembre. Es una invitación para tomar conciencia del peso del consumo en nuestra vida, plantear unas nuevas pautas de consumo como una crítica hacia un modelo de sociedad capitalista que ha fracasado social y ecológicamente y orientar esta reivindicación no contra el pequeño comercio local sino contra los grandes conglomerados comerciales, industriales y financieros.

Colaboremos con una huelga de consumo para detener lo que, cifras en mano, es una de las mayores estafas cometidas en la historia de España. No podemos asumir, sin más, los mensajes e informaciones que nos llegan. La transformación de la realidad, más allá de las soluciones que se propongan, necesita urgentemente de una mirada crítica.

Elecciones sindicales 2010 en Iveco Valladolid, análisis.

El pasado jueves se celebraron las elecciones sindicales en la factoría de Iveco en Valladolid. Desde estas líneas queremos realizar un escueto análisis de los resultados que se han producido y de la situación que queda reflejada habida cuenta de los mismos.

En primer lugar, enhorabuena a todos que han participado en estos comicios, ya que ellos son realmente los ganadores, y a la vez, los perdedores.

En el colegio de técnicos-administrativos, el resultado ha sido, dos representantes para UGT y uno para CC.OO. CGT no presentaba lista. En talleres ha sido: nueve para CC.OO, ocho para UGT y tres para CGT.

Estas cifras demuestran, una vez más, cual es y va a ser en los próximos cuatro años la implicación de cada uno/a de los/as trabajadores/as en todos los asuntos que atañen a nuestro centro de trabajo. Los/as trabajadores/as de la factoría han dejado patente sobre en que modelo sindical quieren que recaiga la responsabilidad de la interlocución con la dirección de la empresa, en el bisindicalismo. En el no existen dos polos ideológicos como vemos en los partidos políticos (PSOE-PP), pues CC OO y UGT, sindicalmente hablando, son cosas muy parecidas, por no decir idénticas. Sus concepciones sobre el papel del sindicato, su modelo organizativo, su práctica irreversible en cuestiones clave como la autonomía sindical o la política reivindicativa, hacen que la Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras tengan en el plano sindical acusadas similitudes. La línea fronteriza entre ellos, la invisible diferencial que justifica que sean dos, se encuentra en el terreno político-partidario.

En primer lugar, la ideología se ha convertido en un fetiche, en lugar de en guía, visión y horizonte. Se airean citas y canciones de épocas pretéritas, de manera similar a como se pueden recitar oraciones en una mezquita o en una iglesia. Los símbolos siguen adornando actos, gestos y actos sindicales, pero vacíos de significado. Se cambia una visión transformadora de la realidad laboral, por la lucha diaria, a menudo errática, y muchas veces contradictoria.

Pero no es menos grave la pérdida de su independencia frente a los otros agentes sociales, al permitir su dependencia financiera de las aportaciones de mano del Estado y empresa. El burocrático y monstruoso aparato interno de los sindicatos se nutre de aportaciones vía Presupuestos del Estado de una cuantía vergonzosamente sustanciosa y de otras más pequeñas que destinan las direcciones de las empresas. El sindicalismo estará infectado de manera permanente de, como mínimo, la sospecha de servilismo, mientras que no recupere un sistema de autonomía económica absoluta, basada en las cuotas de sus afiliados.

Si descendemos de plano, y nos vamos al interpersonal, descubrimos otros irritantes factores que justifican el desapego de los/as trabajadores/as por los llamamientos obreros. Hoy por hoy, trabajador y sindicalista son distintos, en derechos y obligaciones (en esto, político y ciudadano son, de nuevo, otra cara de la misma moneda). La lucha sindical, con su máxima expresión en el paro laboral, duele de manera diferente al trabajador azuzado a la huelga, y al sindicalista que la convoca. El despido no amenaza por igual a todos los trabajadores, pues la pátina sindical hace que resbalen las amenazas y represalias que el empresario pueda lanzar desde su enroque laboral, golpeando siempre a los curritos de las líneas.

Hemos conseguido transformar la imagen del sindicalista en la misma bazofia que la del político: en lugar de ser un trabajador que, puntualmente, se dedica a la defensa de los derechos laborales -SUS derechos-, para volver a su actividad laboral tras dicho período, tenemos sindicalistas profesionales. Personas que puede llegar a ganar más dinero de sindicalista de lo que podrían conseguir por formación o puesto laboral de origen, en virtud de puestos en ejecutivas, secretarías generales, cursos internos, dietas y privilegios varios.

El bisindicalismo ha creado la falta de UNIDAD en los derechos a los compañeros, que  lo único que está creando es incertidumbre y malestar entre los mismos, politizando actuaciones lógicas o dándole connotaciones diferentes a las que tiene, armas bien utilizadas por la Dirección para vulnerar más los derechos sociales y económicos de todos nosotros. Las herramientas que utiliza son faltar al respeto personal, recurrir a la mentira, calumnia sobre trayectorias o actuaciones para dirimir diferencias sindicales, ideológicas, estratégicas. El bisindicalismo goza hoy de una excelente salud en Iveco, mientras la mayoría de trabajadores/as nos desangramos con más días de ERE cada año, una minoría sigue subiendo esos días que no vamos para trabajar gracias a encargados o a la misma dirección de la empresa. Mientras ellos suben, compañeros que han agotado sus prestaciones se quedan en casa sin posibilidad de recibir ningún tipo de ayuda. La siniestralidad laboral se camufla con enfermedades comunes o cambios de puesto de trabajo para la asistencia a trabajar con la ayuda de los representantes que hemos reelegido en algunos casos, regresión salarial al llevar dos años sin convenio colectivo,…

No se trata ahora de ver cual de las tres secciones sindicales saca pecho en sus comunicados mostrandose como ganadora o sorpresa en los resultados finales, sino de plasmar la realidad que se daba y se va a dar a largo plazo. La factoría de Valladolid junto con las de Madrid y Barcelona se encuentra en un nuevo ERE, el sexto, y cuya duración al igual que las demás se ha llevado hasta el 31 de Marzo de 2011. Como trabajadores, queremos que esta empresa se desarrolle y crezca cuanto más mejor, que sea competitiva y logre mediante el esfuerzo de todos7as unos beneficios que satisfagan a sus gestores en concordancia con la apuesta económica que vienen realizando. La pretensión de ser un referente en Europa dentro de su sector es un deseo que cada uno de los trabajadores de esta empresa pueden compartir, o no. Ahora bien, estos propósitos no deben, en ningún caso, estar reñidos con el respeto a unas condiciones laborales de las que nos hemos dotado desde hace mucho tiempo y que queremos mantener. Cualquier intento de retroceso en las mismas debe ser contestado por nosotros con la determinación que hemos demostrado en las pasadas elecciones.

Lo principal y urgente es derrotar a la desmovilización, a la desinformación y a la resignación absoluta y general que triunfa en las plantillas de Barcelona, Madrid y Valladolid.