El final de la cuenta atrás.


Carta a modo de despida de un trabajador de Comesa.

Sabado 25 de madrugada, atravesaré Barcelona, solo, como cada año, en busca del solar donde estaba la casa que me vió nacer; una vez allí repasaré mi último año, reviviré todo lo vivido durante estos dos meses, desde el día que alguien me dijo “esto se cierra”, y lloraré por dentro y por fuera, por los amigos y compañeros que dejo, y por aquellos niños de 14 años que un buen día sus padres los dejaron en una escuela de aprendices en la Pegaso de la Sagrera.

Vagaré por mis calles de chiquillo hasta quedarme en paz conmigo mismo, navegando un año más en mi viaje por mi Itaca particular, volviendo de nuevo a casa, con todos, para celebrar esta extraña Navidad.

Compañeros de viaje de esta nave llamada COMESA, esto se acaba, las puertas se cierran, y durante este trámite aparece lo mejor y lo peor de nosotros mismos; hemos querido y no hemos podido, hubieramos deseado hacer más presión, pero con un tirachinas no se llega a la Luna.

Lo nuestro tiene un nombre, se llama cierre estructural, y a la montaña FIAT le sobran los 277 granitos de arena de Barcelona y alguno más que lamentablemente podrá caer en los próximos meses, (Motores, IRISBUS…)

El Comité es el reflejo de COMESA, por lo que no todos han sido honestos, responsables ni tampoco se han implicado lo suficiente, sin embargo hay una parte que sé positivamente que si, que se han dejado el cuello, que han trabajado en fábrica y en casa, han sufrido en sus carnes lo que estaban negociando, y lo hacían pensando en todos. A ell@s va mi abrazo mas sincero. Siento que por parte de la plantilla no recibirán el reconocimiento que tanto se merecen. (La lista de los buenos, menos buenos y malos la dejo para cada uno de vosotros). En general, el Comité ha sabido aplicar a problemas estructurales soluciones políticas, que eran las únicas aplicables, medidas más drásticas nos hubieran llenado el corazón de gozo pero no hubieran reabierto la planta y hubieran empeorado el acuerdo.

Ante la imposibilidad de la reapertura solo quedaba la capacidad de negociación y el preacuerdo, aún siendo mejorable es, en general, bueno. Reconozcamos que la dificultad aumenta con la cercanía, y que un problema en Madrid se ve más fácil que cuando aparece delante de nuestra casa, así que los compañeros de la primera línea de fuego han pasado durante estos días una prueba dura y dolorosa.

Aunque muchos de nosotros nos veremos el próximo 27, aprovecho esta carta para deciros adiós. Ha sido un placer trabajar con todos vosotros (salvo alguna excepción que también os dejo que le pongais los nombres), a los que hemos trabajado para que esto siguiera adelante, desde cualquiera de las líneas de fuego, nos queda el corazón encogido, la conciencia tranquila y la caja de gelocatil vacía. Siendo pragmáticos ahora solo nos queda pensar en nuestro futuro, y esto significa que se apruebe el acuerdo, significa también seguir muy de cerca las vías de recolocación y asegurar la aplicación correcta del plan social.

COMPAÑEROS, UN FUERTE ABRAZO Y HASTA SIEMPRE.

Manuel Pablo i Blanch.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: