La raza de hierro.

Hesíodo.

“MISERABLE ¿Por qué gritas? Me perteneces porque soy más fuerte que tú. Iras a donde a mi me plazca…. Loco rematado es quien resiste a uno más fuerte que él; además de no conseguir la victoria, a la vergüenza añade el sufrimiento”

Si nos quedáramos sólo en este párrafo de la antigua fábula griega de El Gavilán y el Ruiseñor que nos ofrece Hesíodo en su poema Los Trabajos y los Días, estaría justificada la más absoluta de las depresiones…

Fue Hesíodo pastor y campesino allá por el siglo VII a.C., hijo de un hombre relativamente bien posicionado, compagino sus labores agrícolas y ganaderas con la actividad poética por vocación divina, según él mismo cuenta. Pero lo que me hacen traer hoy al de Ascra ante ustedes, es la iniquidad de la justicia que también sufrió.

En un momento determinado, en su famoso Mito de las Razas, nos dice que estamos en la quinta raza. “la raza de hierro”, aquélla en la que “… impondrán la fuerza por encima del Derechosólo se respetará al inicuo y al violentoEl cobarde ganará siempre la partida al valiente mediante falsa palabrería, apoyada en falso juramento… La Conciencia y la Vergüenza volarán de la vasta tierra al Olimpo, abandonando así a los hombres…” Es francamente desolador el panorama que este genio de la poesía helena nos describe en este pasaje.

Créanme, soy capaz de adivinar su sorpresa ante lo que hasta ahora les he escrito… Pues viene, amigo, a que es evidente a los ojos de cualquier ciudadano mínimamente informado y despegado de la clase dirigente, que estamos viviendo una convulsa situación policita, social y económica. Seguramente una de las más complejas situaciones que podamos recordar. A pesar de ello, y contrariamente a lo que la razón le dictaría a cualquier ciudadano sensato, nos encontramos con una clase sindical más enquistada que nunca. Frente a la necesidad de defender los derechos de los trabajadores a ultranza, entre los sindicalistas de las secciones sindicales de UGT y CCOO de IVECO-Madrid, se ha instalado el sentimiento de atender las necesidades irrenunciables y particulares de la multinacional del grupo FIAT.

Bien saben todos los asiduos a este foro, las muchas veces que me he referido a la Justicia como único baluarte para recuperar nuestra dignidad y nuestros puestos de trabajo. No es posible que el garante de la igualdad entre las personas, esto es la Justicia, esté permanentemente sometido al control y directrices de quien puede violarla.

Cuando se denuncia y traslada a los juzgados una negociación, o mejor dicho, cuando desde los juzgados se pretende hacer legal un acuerdo entre empresa y representantes sindicales aunque este sea que los trabajadores se den un tiro en la cabeza, estamos ante un problema de magnitudes incalculables.

He traído a colación versos de un poeta que sufrió la iniquidad de una Justicia politizada, y lo he hecho para hacerme una pregunta: ¿No hemos aprendido nada en estos últimos 2.700 años? Porque es eso precisamente a lo que hace referencia Hesíodo cuando dice “… es preciso sufrir para que el buen sentido se imponga a la insensatez…” que, dicho de otro modo, significa que nadie escarmienta en cabeza ajena. Pero es que, por desgracia, nuestra cabeza colectiva ha sido ya golpeada en demasiadas ocasiones por este mismo palo como para no haber aprendido nada.

Acudimos estos días con perplejidad creciente a un espectáculo bochornoso que está sazonado con todos los ingredientes más amargos que han acompañado a la larga lista de nuestros errores colectivos. Los magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Contentioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, han desestimado el recurso presentado por los despedidos del Área Comercial de IVECO ESPAÑA, S.L.

Porque, como nos dice una vez más Hesíodo, “….Llorando la Justicia persigue por ciudades y moradas a los hombres que tratan de rehuirla o torcidamente administrarla…”. Pues bien, ante algo tan simple como esto, que debería ser dejado en las solas manos de los jueces, como se afana siempre en repetir con la boca chica de sindicatos, ayudados por las empresas inician una campaña con el objetivo de impedir que quien mal ha obrado, bien pague.

No soy mujer especialmente sabia… ni quiero serlo, si por sabios se tienen esos hombres que hoy en día, con sus hechos, palabras y ejemplos parecen haber sido instruidos en el odio y el rencor. ¿De qué sirve el progresismo si no soy capaz de progresar con él? ¿De qué me sirve la sabiduría si no soy capaz con ella de torcer lo que de maligno tiene la naturaleza humana?

Cuando abandonamos al otro y nos comprometemos en exclusiva con el yo, estamos renunciando a un principio básico: el reconocimiento del otro como parte misma del yo.

Bien cierto es que nada está escrito. Nada está definitivamente conquistado; nada está definitivamente perdido. Todo depende de nosotros mismos. Por eso no estaría de más que, de entre nosotros, usted y yo, se alzasen nuevas voces; voces que, como antaño, entre la algarabía de algunos poderosos enfrascados en conservar su hegemonía aun a costa de nuestro futuro, fueran capaces de zafarse de entre las garras del potente gavilán que nos atenaza para gritar con fuerza, como Miguel Hernández, que “…hay un rayo de sol en la lucha/que siempre deja la sombra vencida…” porque “…para el hijo será/la paz que estoy forjando…”

Angelines Atienza.

¿Indiganado?

Hoy tienes una oportunidad única para demostrarlo. Dispones de diversas posibilidades para mostrar tu descontento, pero no todas son igual de efectivas:

La abstención: no influye directamente en el resultado de la votación pero, por culpa de la Ley d’Hondt, (ley injusta y de dudosa legalidad), la abstención sí que influye en el reparto de escaños, proporcionando más escaños a los partidos mayoritarios. Además, es una mala elección porque aunque voten 4 personas y se abstengan 1.000, se tendrá en cuenta a las 4 personas que han votado.

El voto en blanco: con cada voto en blanco, los partidos minoritarios necesitan más votos para poder acceder a un escaño porque el voto en blanco se contabiliza. Por tanto, esta medida también favorecería a los partidos mayoritarios.

El voto nulo:

  • Voluntario: Participaría, al menos en parte, de la concepción propia del voto en blanco de cumplimiento de un deber ciudadano, pero incorporaría un elemento de protesta frente al régimen político, frente a alguna de las opciones electorales concurrentes o, incluso, frente a algún candidato determinado.
  • Involuntario: Producido por error o inadvertencia del elector (que, en este sentido, se equipararía a la abstención pasiva técnica).

Votar: es el medio o instrumento por el cual el pueblo manifiesta su voluntad designando a las autoridades que gobernarán.

Debemos de votar porque hemos demostrado que tenemos futuro, que debemos defender nuestros ideales sean cuales sean, debemos intentar luchar por ellos, por la libertad, además todos los votos cuentas, seas joven o no, de izquierdas o no… Debemos cambiar las cosas, un voto es una idea y si no votas esa idea que tienes pero que no la dices no sirve para nada, un voto es una forma de cambiar, de dar una opinión a favor o en contra, pero hay que tener claro que votar es un derecho que todo el mundo puede utilizar y debemos de utilizar ya que a través de esos votos podemos hacernos oír… Y podemos empezar a cambiar las cosas mañana.

Se acaba la producción de Irisbus.

Factoría de Irisbus en la Zona Franca.

La producción actual del chasis de autobús que se produce en la factoría de Barcelona, termina en julio y el grupo italiano no ha informado sobre algún plan industrial para garantizar el futuro de la factoría. De hecho, en el Acuerdo Marco del 13 de Mayo de 2010 firmado por la compañía y las secciones sindicales mayoritarias del grupo (CC.OO y UGT), la dirección de Iveco se comprometió a redefinir la misión industrial de la fábrica de la Zona Franca antes de marzo de 2011. Hasta la fecha no se ha anunciado ningún plan, por lo que el próximo agosto los 150 asalariados de la factoría Irisbus de la Zona Franca se quedarían sin trabajo

Con toda esta situación, crece el temor entre los trabajadores de que antes del verano la dirección pongan encima de la mesa otro ERE de extinción que signifique el cierre definitivo de la empresa. Los precedentes no son alentadores, En Octubre de 2010 Comesa cerró dejando en la calle a 277 trabajadores, en julio de 2009 en Ingeniería de Motores se despidieron a 14 trabajadores.

El posible ajuste en la producción de Irisbus no afectaría a la actual plantilla de ingeniería de motores, ya que existen encargos como mínimo para los dos próximos años y que nunca se ha incluido en las negociaciones de reestructuración. En esta empresa trabajan actualmente 20 personas.

Iveco España está en números verdes. Ha cerrado el primer trimestre de 2011 con un beneficio ordinario el 2,2% mayor que el mismo periodo del año anterior (71 millones de euros). Asimismo, prevé que las operaciones crezcan e incrementen los precios de venta a lo largo del año 2011.

Hoy es el gran día…

Hoy es el gran día… En un momento como este, de grandes tribulaciones, en el que nadie parece haber estado a la altura de sus obligaciones, date una vuelta por ERE 364/2009 que se firmo en julio del 2009 en IVECO ESPAÑA, S.L. en Madrid.

Lo he comentado a diario en este foro y hoy te propongo a ti, lector apegado a valores como la igualdad, algo distinto. Ahora que, más que preocuparnos, nos angustia todo lo que está pasando; en el día que se reúnen los magistrados de la Sección 003 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia, para la votación y fallo de nuestro recurso… date una vuelta por el Tribunal Supremo palacio del derecho, o acompáñame al menos a visitarlo…

Nada mas franquear la puerta a la que se accede desde la Plaza de la Villa de París hay en el vestíbulo dos personas principales que sientan cátedra. Aquí Justiniano, gran compilador del derecho y la jurisprudencia romana del siglo V; aquí Alfonso X el Sabio, autor del Código de las Siete Partidas que unificó las leyes del Reino en el siglo XIII.

Hechas las reverencias de rigor a ambas estatuas, al llegar al primer rellano, rindamos tributo al escudo del tribunal: es el haz de los fasces romanos, es el hacha que da la fuerza a esa unión, es la balanza que simboliza la equidad, es el collar de la Justicia, es el ojo que todo lo ve, representado la actitud vigilante de los jueces.

Desde ese mismo lugar, levantando la vista descubriremos a la diosa Themis en una vidriera que la representa con la espada y la balanza, ejerciendo su imperio sobre el escudo de España: el castillo, el león rampante, las barras de Aragón, las cadenas de Navarra, la granada…

Seguimos subiendo casi de puntillas, conteniendo la respiración, y descubriremos, elevando la vista, cuatro frescos ceñidos por marcos de madera. La primera figura representa a la Verdad, una mujer desnuda que deambula entre las nubes. La segunda es el ángel alado del Progreso. La tercera es el Delito, un criminal que cae a los infiernos aferrados a su puñal y su botín. Y la cuarta, la Riqueza, una mujer egoísta con un curioso animal de contorno circular a su lado.

Pero antes de que la mirada pueda detenerse en ese bicho tan especial, será el rotulo inscrito en el dintel de una puerta de madera verde el que desplazará nuestra atención “Sala 2”. Empujaremos la manivela y asomaremos la cabeza, descubriendo a la derecha el estrado y a la izquierda la doble hilera de bancos. Sólo un par de escalones y unos postes unidos por un cordón rojo, separan al público de la tarima en la que se sienta el tribunal que desde hace casi dos siglos viene entendiendo de las grandes causas penales.

Y es justo en ese momento cuando volvemos a fijarnos en el vicho, en el pintoresco, extravagante y orondo animalejo que acompaña a la representación de la Riqueza en uno de los frescos de marco de madera que nos mira desde el techo. Es un pavo real con las alas desplegadas en un inmenso abanico de casi 360 grados. Que simboliza la aspiración imposible de eternidad.

Todos hablamos de la Justicia según nos va en ella, es decir según la concordancia o discrepancia de sus resoluciones con nuestros intereses, valores y anhelos. La Justicia ha acertado y se ha equivocado. Ha logrado agarrar a la verdad por los tobillos para mostrarla en toda su elocuente desnudez y ha fracasado en su persecución por fallos propios y ajenos. Pero yo quiero pensar que siempre ha encarnado con dignidad la función jurisdiccional, observando las normas procesales, motivando las sentencias, anteponiendo el respeto a la Ley a cualquier otra consideración.

A mí me gusta comparar la Justicia con un elefante sólido y cabal que va avanzando impertérrito en medio de la maleza entre las flechas y las piedras que le van lanzando los nativos más hostiles. ¿Cuales son las principales características atribuidas a buen juez? Repasemos algunas de ellas y esperemos que les cuadran a los que hoy están juzgando nuestro recurso: “Que sea modesto…; no altivo, feroz, descompuesto, cruel… que no sea muy hablador ni se jacte de si mismo… que no sea pomposo y presuntuoso, persuadiéndose que por su propia ciencia acierta en todo… que no sea novelero, esto es amigo de hacer novedades, alterando los buenos usos y costumbres del Pueblo… que sea recatado… que no sea extremado ni singular en sus determinaciones; esto es, que no haga solo su voluntad, ni siga su propio parecer, mayormente si fuera contrario al común sentir de los Sabios”.

Está visto que no todo se pega y se contagia. Pero hoy aquí, querido lector, nos hemos acogido a sagrado en esta basílica de las leyes, templo de la razón y palacio del Derecho, resulta reconfortante apartarse unos metros para ver pasar el elefante, aparentemente cansino, pero firme y seguro en sus pisadas, primero una pata, después la otra, desplazando su inmensa mole a través de la historia.

El elefante ha atravesado la entrada de la Sección 003 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, depositando allí a sus 11 pasajeros y se ha quedado esperándoles junto al estrado. Todos permaneceremos mudos, sintiendo que el Estado de Derecho existe, que cuando todo lo demás falla siempre queda la Justicia.

Angelines Atienza.

El arte de ganarse al jefe.

No importa demasiado que sea excelente profesional; tampoco mucho los resultados concretos. No llegará a ningún sitio hasta que no sea experto en “venderse”.

Manage up es el arte de relacionarse con los jefes y los jefes de los jefes, de moverse en las alturas. Según el Urban Dictionary, un sarcástico volumen sobre la jerga americana, es “el procedimiento de manejar o dirigir a tu superior de manera que tus colegas y tú puedan hacer el trabajo sin interferencias”. No hay traducción al castellano para el término.

Sarcasmos aparte, los futuros directores generales se toman muy en serio esta materia para alcanzar sus metas, que no son modestas. Todos ellos quieren ser los líderes mundiales de algo. Y lo primero que aprenden es a no confiar en exceso en sus habilidades técnicas y a creer en las bondades del manage up. Lo siguiente es meterse en la cabeza que no importa lo que haga su jefe, es uno mismo el que debe encontrar el camino para ponerlo de su parte.

Advertencia: algunas técnicas no son aptas para personas dotadas genéticamente con altas dosis de dignidad.

En Estados Unidos se han escrito cientos de libros sobre el asunto, y sus autores afirman que el don con que parecen haber nacido algunas personas de hacer de un jefe un amigo se aprende. En Stanford, en tanto, lo resumen en cinco pasos:

1. Estar en el radar. Usted puede estar ocupado, ser introvertido, odiar la autopromoción, pero tiene que hacerse ver, venderse. “Los buenos jefes”, y es cita literal del manual, “saben que el buen trabajo no habla por sí mismo”. Así que hay que hacer algo más para que los éxitos se hagan evidentes.

2. Tener muy claras sus prioridades (las del jefe; las suyas son ganárselo a él). Necesariamente no le serán comunicadas. Tiene que averiguarlas. Preguntar y conseguir respuestas claras, lo cual no siempre está garantizado. No asumir que sabe y, sobre todo, no asumir que lo que sabe no ha cambiado desde la última vez.

3. Adaptarse a su estilo de trabajo. Si prefiere comunicarse por correo electrónico o le parece mejor el cara a cara. Si prefiere la planificación o trabaja bajo presión. El objetivo final es adaptarse a él como un guante.

4. Ver más allá de su corral. Necesita estar informado de todo el universo que rodea a la empresa, las tendencias de la industria, los precios del mercado. Sea curioso, busque, lea. No importa que su territorio profesional se limite, pongamos por caso, a la informática. Para ser un experto en manage up hay que saber hacer preguntas interesantes.

5. Ser conocido por las soluciones y no por los problemas. Aunque todos sabemos que es más fácil quejarse y ver defectos en todas partes, hay que hacer un ejercicio de contención. No hay que convertirse en una máquina de fabricar excusas e intentar tener disponibles una solución o dos cada vez que se va a plantear un problema. Es importante que las soluciones propuestas no supongan un esfuerzo para nadie más que para usted.

Nota: esta es una versión reducida de las técnicas de este arte.

Karelia.

Convenio 2009-2012, ¿y ahora que?

“Cuando la explotación adopta la forma de intercambio, la dictadura adopta la forma de democracia”. S. W. Moore.

Con el Convenio Colectivo Iveco Valladolid 2009-2012 (.pdf)  ya firmado y tras los distintos debates que se han dado en la empresa y en los comentarios de un MM.CC. local (10.05.11, 10.05.11, 11.05.11) por el resultado del referéndum del pasado 9 de mayo, es hora de abrir reflexiones.

Tomando los datos de 446 votos a favor, 415 en contra y 9 en blanco, y añadiendo otros:

  • Prejubiliados que votaron: 50.
  • Trabajadores que no votaron: 210.
  • Nº de empleados que hay en Iveco: +/- 147, este nº sale aproximadamente del nº de representantes sindicales que tiene 3.

Nos sale una reflexión, si sumanos el nº de prejubilados cuya motivación para votar era cobrar los atrasos a los que tienen derecho como los operarios, los 147 empleados con la misma motivación que los anteriores. Nos sale que 197 personas votaron “SI”, y restando esta cifra de 446 nos da, 299. Esas 299 personas son operarios. Por lo tanto, en Iveco-Valladolid hay mas operarios que empleados. Alguien puede decir, pero a lo mejor hay empleados que han votado “NO”, puede ser, pero el debate es que se da por supuesto que todos los empleados han votado “SI” y así se trata en este post.

Entonces nos encontramos con la siguiente situación, se ha votado en un referendum en el que todas las personas tienen derecho al voto, cuyas motivaciones pueden ser:

  • Prejubilados: (cobrar unos atrasos).
  • Empleados: (cobrar unos atrasos).
  • Operarios: (cobrar unos atrasos, ser oficial de tercera en 2012, colaboración con la empresa,…) quienes hayan votado “SI”, y quienes hayan votado “NO”, (ritmos altos, mal pago de atrasos, imposibilidad de cobrar una paga,…).

Días antes se planteó es que el valor del voto no debería de ser igual para todos ya que el Convenio no influye igual para todos, y tras el resultado se ha esgrimido dicha razón con un razonamiento parecido a este: No todos votamos bajo las mismas condiciones, los prejubilados deciden sobre las condiciones que se aplican al resto. los empleados (entre los que se encuentran los mandos superiores) votan las condiciones de los operarios. ¿Y los operarios, no influyen con su voto a los prejubildos y empleados? Es decir, los operarios cuyo nº es mayor que el de empleados y prejubilados si hubiera salido “NO” tendría influencia sobre estos últimos, y su argumento podría ser el mismo.

Si queremos encontrar algo parecido, es el Sistema D’Hont por la que se “rige” nuestro sistema electoral. La razón es por su diseño deliberado para favorecer la creación de mayorías y la exclusión de minorías cuando no se llegue al 3% de votos. Se basa en que la circuncripción electoras para elegir el congreso y el senado es la provincia. Esto produce que la máxima en democracia, “una persona, un voto”, no sea real ya que el voto, dependiendo de la provincia puede tener mas peso o menos.

¿Debemos buscar esto con las personas? Creo que no cuando sea demostrado que el resultado no ha sido por el nº de dos grupos. ¿O nos creemos que es por eso? Entonces deberíamos de buscar sistemas  para próximos referéndun por ejemplo, tiene más valor el voto de operarios que el de empleados, ¿Por qué? ¿Porque trabajan en la línea? ¿Es mas importante trabajar en la línea que en una oficina? ¿En que proporción si el nº de empleados es menor? Y dentro de los operarios ¿cual tiene más valor? ¿Él de aquel que no hace horas extras? ¿Por qué? Estas están reconocidas por Ley.

No creo que sea las condiciones del voto lo que hay que cambiar, es lo que conocemos de nuestros sindicatos y su funcionamiento. Los dos grandes sindicatos de clase, CC.OO. y U.G.T.,no lo son en un sentido genuino de la palabra. Desde hacer ya tiempo han olvidado las exigencias de transformación radical de la sociedad y se han pasado más bien al papel de sindicatos de servicios. SerSies.

Nuestro error, el error de los trabajadores ha sido admitir el modelo de elecciones sindicales y la delegación del poder de los trabajadores en los representantes, esto ha puesto las bases en la desmovilización de los trabajadores, y que los representantes se conviertan en un colectivo cuyos intereses de la sección sindical se poone por delante de los intereses de las personas a las que representan. Esta pérdida de rumbo en Valladolid la podemos ver en la firma del 7º ERE, totalmente innecesario en una empresa que ha tenido beneficios y que al no regular mas de doce días, lo cual hubiera producido el uso de la herramienta de baja de producción recogida en el anterior convenio y en el nuevo hubiera propiciado el no uso de nuestro desempleo. Y la negociación del convenio 2009-2012 en el grupo Iveco en España, siendo en un primer momento por las federaciones de CC.OO y UGT, apartando a una parte de los trabajadores, no afiliados a ningún sindicato y los de CGT. Y acatando las máximas de reducción de costes, subida de productividad y reducción de costes.

No sería justo, sin embargo, cargar todas las culpas sobre los propios sindicatos, también tenemos culpa los propios trabajadores se nos hemos tragado el sueño de una vida que nos proporciona felicidad a través de un trabajo precario y un consumo degradado y desmedido. Pillados en la trampa de la desmovilización, del delegar y no pedir explicaciones no reaccionamos como debiéramos, no exigimos mayor dureza a los sindicatos y aceptamos, por el momento, con resignación la imparable degradación de nuestras condiciones de trabajo.

Tal vez sea hora de exigir, de controlar nuestras vidas.

Carta de un Anonymous a la plantilla de Iveco en Valladolid.

¡Buenas Iveco!

 Permitid que, primero, me disculpe por la interrupción. Yo, como muchos de vosotros, aprecio la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros. Pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos que recientemente han sucedido, he pensado que podríamos celebrar este 9 de mayo (un dia que, lamentablemente, ya nadie recordará…) tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco.

 Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos… Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que representantes sindicales y de trabajadores estarán escribiendo comentarios en medios de comunicación o perfiles de redes sociales.

¿Por qué? Porque mientras pueda utilizarse la mentira, la manipulación… ¿Para qué el diálogo?

Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en esta factoría, algo va muy mal, ¿no?

Crueldad e injusticia,manipulación y opresión… Antes teníais libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensábais… Ahora, teneis censores y sistemas que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos.

¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros… Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable… Sólo tenéis que miraros al espejo.

Sé por qué lo hicisteis, sé que teníais miedo… ¿Y quién no? Facturas, letras, terror,… Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis a los actuales líderes, Juan Carlos Calvo y José Raúl Santa Eufemia Rodríguez. Os prometieron orden, os prometieron paz… Y todo cuanto os pidieron a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión.

Ayer se intentó poner fin a ese silencio. Ayer se protestó para recordar a esta plantilla lo que ha olvidado.

Hace ciento venticinco años cinco grandes ciudadanos hicieron que el primero de mayo quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables.

Así que si no abrís los ojos, si seguís ajenos a las desidias, abandonos,… de esta dirección y las secciones sindicales mayoritarias, entonces os sugiero que permitáis que el nueve de mayo pase sin pena ni gloria… Pero si veis lo que yo veo, si sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, entonces, os pido que os unáis a mí, antes las puertas de las secciones sindicales, de la dirección… Y juntos, les haremos vivir un  once, un doce,… de mayo que jamás, jamás nadie olvidará.

AnonymousCyL.