El sindicato nos lo robaron. ¿Dónde estará el sindicato?

Ni nos domaron, ni nos doblamos, ni nos van a domesticar, JFabra.

Estará cargado de razón quien diga que el movimiento sindical o un sindicato de trabajadores debe ocuparse de las cuestiones y los asuntos laborales, y no meterse en harina política, pero a la vez debería admitir que el ámbito laboral y el ámbito político están necesariamente conectados, pues de lo contrario no podrían defenderse verdaderamente los derechos humanos, los derechos cívicos de la ciudadanía, los derechos e intereses de la clase trabajadora y sus condiciones socio laborales, frente a unos poderes fácticos incrustados históricamente en el sector financiero, empresarial, militar, policial y gubernamental.

Por ejemplo, sin el Congreso de Sindicatos Sudafricanos sería poco entendible históricamente la lucha contra el sistema de apartheid existente durante el siglo XX, organizando actos de desobediencia civil, cruentas marchas de protesta y numerosas huelgas. Obviamente, los sindicalistas sudafricanos de aquel tiempo no trabajaban en despachos y su forma de lucha no consistía en publicar manifiestos impecablemente escritos. Tampoco podían reunirse con los gobernantes y los empresarios, porque inmediatamente sus huesos irían a parar a la cárcel, a la cuneta o a cualquier descampado. Hoy, sin embargo, el Gobierno español, por ejemplo, convoca a los empresarios y los sindicatos mayoritarios para que lleguen a arreglos, aunque poco o nada arreglen tales arreglos.

De hecho, los sindicalistas lo han tenido muy crudo desde hace varios siglos. En los comienzos de la revolución industrial formar asociaciones laborales en Inglaterra constituía un delito penal y estaba terminantemente prohibido, pues no en vano los empresarios y terratenientes han tenido siempre las ideas bastante claras sobre qué y cuándo hay que reprimir. Solo cuando la fuerza de la marea obrera empezó a hacerse imparable, transigieron y toleraron ciertas agrupaciones obreras aunque dejando bien claro que no podían/debían tener influencia en la actividad y las decisiones del Estado (la minoría dominante siempre se ha creído con pleno derecho a arrogarse la total representatividad del Estado en su exclusivo beneficio). Hoy, sin embargo, los sindicatos están integrados en el sistema sociopolítico y económico de nuestro país, conversan y comen con personas poderosas e influyentes y de vez en cuando convocan a una huelga general implementada básicamente por la multitud de liberados concertados con el Estado.

A medida que creció el proceso de industrialización las condiciones de vida de los trabajadores y del pueblo fueron empeorando a marchas forzadas: el trabajo infantil fue en aumento, cada vez los salarios eran más exiguos y la jornada laboral mayor, y la clase trabajadora carecía de cualquier subsidio o amparo institucional frente al desempleo, la vejez o la enfermedad. La jornada de ocho horas, el descanso en el fin de semana, los seguros sociales y de enfermedad y otras conquistas se obtuvieron a pie de calle, entre mucha sangre, sudor y lágrimas. Eso forma parte de la historia, de una historia que no se enseña en la escuela, que nunca debería haber sido olvidada, y que también queda muy lejos de la realidad sindical actual.

Los sindicatos nacieron y se fortalecieron en la lucha desigual de los piquetes, las huelgas, las barricadas, la cárcel y el hambre. Los sindicatos no reblaron porque tenían ideales, valores, caminos y horizontes comunes. Los trabajadores resistieron porque crearon sociedades de ayuda mutua, con cajas comunes y dinero proveniente de las cuotas de los asociados. Hoy la mayor fuente, directa e indirecta, de financiación sindical son los Presupuestos Generales del Estado, más los fondos de formación provenientes de la UE y del Estado.

Los sindicatos eran conscientes de que representaban a la clase trabajadora frente a la clase capitalista y sus estructuras ideológicas, judiciales, políticas y militares. Hoy hay sindicatos que aún se autodenominan “de clase”, pero apenas hablan ya de la lucha de clases y mucho menos la llevan a cabo. Hoy la lucha de clases es considerada como una antigualla de tanto polvo que ha adquirido en un rincón del desván. Por si fuera poco, los sindicatos han caído en descrédito entre buena parte de la ciudadanía y de los trabajadores, y no se atisba la salida de tan oscuro y largo túnel.

Desde el movimiento sindical se proponía ya a principios del siglo XX la huelga general internacional a fin de detener la primera guerra mundial desde ideales pacifistas e internacionalistas. Como botón de muestra, en 1907 el Congreso Internacional Socialista de Stuttgart declaraba: “La lucha contra el militarismo no puede separarse de la lucha socialista de clases en con su conjunto. Las guerras entre los estados capitalistas suelen ser la consecuencia de su rivalidad por los mercados mundiales, ya que cada estado no desea solo consolidar su propio mercado, sino que quiere también conquistar otros, en cuyo proceso tiene parte importante la subyugación de pueblos y tierras extranjeras (…) El Congreso considera que es el deber de la clase trabajadora… luchar con todas sus fuerzas contra el armamento y militar… y rehusar abastecerlo”. El 20 de marzo de 2003 fui expedientado por la Consejería aragonesa de Educación por negarme a dar clase como protesta por el inicio del los bombardeos en la invasión de Irak. Mis alumnos y alumnas lo entendieron y secundaron, pero no hubo la menor llamada a una huelga o a la rebelión por parte de algún sindicato.

En 1889 se declara el 1º de Mayo como Día Internacional de los Trabajadores, en conmemoración de los 5 huelguistas ejecutados en mayo de 1886 en Chicago. El 27 de enero de 1977 cinco abogados laboralistas fueron asesinados por neofascistas españoles e italianos en el número 55 de la madrileña calle de Atocha. Hoy es difícil imaginar una matanza en el mundo sindical hispano, no solo porque la crispación nacional existente parece no llegar a las pistolas, sino porque tampoco se ve allí un compromiso y una lucha sin cuartel contra el ultramontanismo y el ultraliberalismo.

“Sindicato” proviene del griego y está compuesto del prefijo “syn”, que significa “con”, y “diké”, que significa “justicia”. Sindicato y sindico hacen referencia a las personas e instituciones que acompañan al ciudadano a fin de hacer justicia y que se haga justicia. Tras los primeros indicios de crisis económica, los sindicatos deberían haber salido fieramente a la calle, estar haciendo lo que en nuestras calles y plazas representa y lleva a cabo el movimiento 15M y Democraciarealya. De lo contrario, ¿para qué sindicatos aquí y ahora?

El sindicato nos lo robaron ¿Dónde estará el sindicato?

Antonio Aramayona – ATTAC Aragón.

Fuente: ATTAC.

Anuncios

Reforma de la negociación colectiva.

Una reforma innecesaria e injusta que traerá pérdida de derechos, más paro y más precariedad laboral.

En el vergonzoso ASE (Acuerdo   Social y Económico) firmado en Febrero por los sindicatos CCOO, UGT la Patronal y el Gobierno, se contemplaban además de un gravísimo ataque y recorte a las pensiones públicas   otras cuestiones entre las que estaba el compromiso de los llamados   agentes sociales para reformar la Negociación Colectiva, algo que venían demandando los empresarios desde hace años.

Las cúpulas sindicales de CCOO y UGT llevan varios meses negociando a espaldas de los trabajadores y con una absoluta falta de transparencia esa Reforma a la que se han añadido otras cuestiones   como el control del absentismo laboral o el aumento de las competencias de las Mutuas.

Justo   cuando estaban a punto de   formalizar   un acuerdo, la CEOE   consciente de las enormes tragaderas de los sindicatos oficiales que habían aceptado la mayoría de los planteamientos empresariales   y   sabedores de que en último extremo el Gobierno   de manera unilateral   convertirá en ley   lo que ellos vienen demandando   presentó   una propuesta de máximos   que han   provocado la ruptura de las negociaciones y el posterior anuncio del Gobierno de que el próximo Viernes día 10 de Junio   aprobará por Decreto la   reforma de la Negociación   Colectiva.

A falta de conocer   el texto definitivo   del Decreto que el Gobierno   aprobará, nos atrevemos a adelantar   nuestra posición   ante este nuevo ataque contra los derechos laborales:

Esa Reforma no será equilibrada. Es una reforma   contra los trabajadores, que busca debilitar   la   capacidad de   negociación y   presión de los trabajadores.

– Modificará la estructura de la negociación colectiva para favorecer los intereses empresariales. Se mantendrán los acuerdos sectoriales   de ámbito nacional para establecer   la estructura general de los convenios, pero se dará prioridad a los convenios de empresa que tendrán competencias   en las cuestiones   fundamentales, y que podrán modificar a la baja   lo   conseguido en   convenios de ámbito superior.

– Facilitará el descuelgue salarial y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Se darán   nuevas facilidades para   que   los empresarios alegando   causas económicas se puedan descolgar de los convenios colectivos,

– Ampliará la desregulación   y la flexibilidad laboral en las empresas.  Aumentará la   capacidad de los empresarios para modificar   la jornada, los horarios, la movilidad funcional. Los empresarios dispondrán de un porcentaje del   horario anual que podrán utilizar libremente, etc.,

– Decaimiento de los convenios. Una vez   que   cumpla la vigencia de los convenios se dará un plazo   máximo para   negociar el nuevo convenio y   si   se agota   el plazo obligatoriamente las partes se someterán a un sistema de mediación y arbitraje. Hasta ahora lo conseguido en los convenios eran derechos consolidados, algo que se perderá con esta reforma.

– Posiblemente   se   creará un nuevo modelo de contrato basura para los jóvenes. Los empresarios podrán contratar   por el salario mínimo a los trabajadores hasta que cumplan los 30 años

– Se darán a las Mutuas Patronales competencias en las enfermedades comunes y se ampliará el control y la presión contra los trabajadores que enfermen.  Los trabajadores   que se den de baja por enfermedad común sufrirán la presión y el acoso para que vuelvan al trabajo de la misma manera que lo sufren actualmente los trabajadores que sufren un accidente laboral.

Bajo el paraguas de la reforma de la negociación colectiva   se va a llevar a cabo una Reforma Laboral mucho más profunda y lesiva   para los intereses de los trabajadores que la realizada en 2010.

Memoria.

Quisiera dedicar este mensaje a la memoria. Creo que es fundamental si queremos que algo no vuelva a suceder o por lo menos estar preparado por si pasa.

Soy trabajador de Iveco desde hace más de 10 años, ahora tengo treinta y cinco y si algo me ha quedado claro después de lo que pasó con vuestros trece despidos es que nos puede suceder a cualquiera. Existen personas que bajo el razonamiento del bien común (algo muy discutible), son capaces de hacer daño a cualquiera sin pestañear. Es triste vivir la realidad de que en Iveco si el problema no te pasa a ti, no importa. Vosotros ya no estáis allí, por tanto nadie se acuerda (bueno, casi nadie).

¿Las urnas el 14 de diciembre han dado la razón a los sindicatos? Yo creo que no, sencillamente ha pasado lo que pasa en las elecciones, que la gente vota colores. Yo, en su situación, se me caería la cara de vergüenza de beneficiarme de un poder que se me ha concedido por todos los trabajadores y para ellos, no para mi. Hablando con ellos, en algunos casos da la impresión de que se creen sus propias mentiras, pero en las personas de mayor poder te das cuenta de que son muy conscientes del daño que hacen.

Desde luego yo, si llega el día en el que me jubile en esta o en cualquier otra empresa, me gustaría que algunas personas le diera pena dejar de trabajar conmigo por lo que soy y por mi forma de hacer las cosas. No me gustaría irme sin suscitar ningún sentimiento entre mis compañeros o que se alegrarán de dejar de verme.

Ese será el caso de muchos de los sindicalístas de esta empresa, este desde luego no es vuestro caso. Yo no conocí a ninguno y ojala siguieráis formando parte de ese anonimato que forman las personas trabajadoras que se dedican a cumplir con su obligación lo mejor que pueden, pero por desgracia para vosotros sois conocidos y os he conocido y para mi es un placer y un honor saber que en la empresa que yo trabajo había personas tan integras, tan luchadoras y ejemplares, aunque hayan sido tratadas con injusticia. Así los que tenemos memoria siempre nos acordaremos de lo que os pasó, y así yo pensaré siempre que me puede pasar lo mismo que a vosotros, que cuando tenga cicueta y tantos años dedicados a Iveco, alguien piense que soy prescindible y me despidan sin cumplir ni tan siquiera la ley. Pero también pensaré que prefiero mil veces pertenecer a un colectivo marginado como el vuestro que al colectivo que hace suyos los beneficios que debe dedicar a los demás.

De todos modos, por si no ha quedado suficientemente claro, que sepáis que lo que se ha hecho con vosotros ha echo que muchos de los que nos hemos quedado habramos los ojos y nos demos cuenta de en las manos de quien estamos.

Un abrazo y os deseo lo mejor a todos.

Bulky.

Increible, intrigantes.

Entre cafetito y cafetito nos cuentan, los representantes de la empresa, IVECO ESPAÑA, S.L., y la representación legal de los trabajadores en la empresa en pleno (en esta ocasión se une la CGT), entre los que se encuentran el Presidente y el Secretario del Comité de empresa, y otras prendas de su calaña que tramaron y urdieron el ERE 364/2009 destinado a lograr que 13 trabajadores del Área Comercial fueran a la calle; la firma del acta final del periodo de consultas con acuerdo entre las partes en el expediente de regulación de empleo instado el 1 de julio de 2010 por la empresa IVECO ESPAÑA, S.L. para su centro de trabajo en Madrid.

Y todo mundo pensará y que ERE es ese, si la Empresa tiene ya uno (expediente 916/2009) aprobado por la Dirección General de Trabajo para el año 2010… La contestación… pues que había un problema con un colectivo de trabajadores que no estaba incluido en el ERE anterior. Y ¿por qué no estaba incluido? Pues porque son los trabajadores que se les está aplicando la clausula B.6.1 “Recolocación futura” del expediente de regulación de empleo extintivo firmado el 8 de julio del 2009.

Y ¿Por qué se ha tenido que hacer otro ERE? Muy sencillo, porque el ERE 364/2009 no hay por donde cogerlo. Mientras 13 trabajadores del colectivo de Directivos, Administrativos y Técnicos tienen sus contratos extinguidos atendiendo a las necesidades irrenunciables de la empresa, y denunciado en los juzgados; los representantes de la empresa y de los trabajadores se devanan la sesera para resolver el problema de la situación de los 328 trabajadores afectados por la Recolocación diferida.

Pero los 13 despedidos del Área Comercial somos algo diferente, somos la bicha… en una repetición milimétrica de los que vimos y escuchamos, antes, durante y después de la negociación del ERE de julio del 2009, de labios tan inesperados como los que representaban nuestros derechos. Que nadie se llame a engaño. Ahí están de nuevo Cuesta y Lorido solucionando el problema de los operarios en una clara demostración de que si se quiere se puede.

Pero el problema es que ellos nunca han querido solucionar nuestro problema. Ni siquiera nos ven, ni siquiera contemplan la posibilidad. De nuevo han renunciado a su deber, según su modo de ver las cosas somos “indefendibles”.

Angelines Atienza.

Para saber mas sobre nuestra situación.

Unas palabras de una compañera perteneciente a los 300 despedidos de la factoría de Madrid.

A modo personal creo que la situación es deporable:

Por los compañeros de fábrica que están dentro a la espera de otra firma para un nuevo ERE para el 2011 y por  los que aún quedamos fuera y que estamos dentro de la bolsa de empleo nos sentimos desamparados (hablo por mí y otros compañeros de los cuales tengo conocimiento). Los sindicatos no nos dan soluciones, se les llama y nos dan largas, les preguntas para ver por qué este compañero entra y tú no… Siempre nos dicen los mismo: “es porque la empresa quiere”. Cuando muchos de nosotros sabemos que están llamando por orden de afiliación, él llamado “amigo” de unos y otros.

Los que estamos afiliados después del ERE o que han cambiado de sindicato aún, estamos a la espera. Los que nunca se afiliaron sin vistas de futuro a volver a entrar, ya que vemos que lo que se mueve es eso… El estar más tiempo de afiliado, ser amigo de…O haber caído en gracia que como dice el dicho: “Mas vale caer en gracia que ser gracioso”, la cual no debía ser yo. Fuí una de las despedidas que tenía contrato de diciembre del 2006, de las que tenía más antigüedad que otros, de los cuales sigo a la espera y otros ya han entrado.

Nos vendían que se iba a mirar la situación personal de cada uno, que se preocuparían por nosotros, es más, algún delegado de uno de los sindicatos con los que tuvimos una reunión que mantuvieron con nosotros. Fríamente nos dijo con nuestro encargado personal de cada zona en junio del 2009… Que apostaba conmigo que al ser de diciembre del 2006, que era desde donde había empezado la lista, en adelante. En septiembre de ese mismo año estaríamos tomando un café en la máquina de abajo en producción de Iveco. ¡Que pena no haber apostado dinero! Porque le asegure que eso no seria así y se reía y me decía: ¡que era una incrédula y tenía poca fe!

Evidentemente mi fé en ellos era escasa cuando tanto nos decían: “hay que movilizarse“, “nos tienen que oir“, “no consentiremos que nadie salga de esta fabrica por la que tanto luchamos“… Y ahora que vienen las vacas flacas se deshacen de nosotros pero cuando había grandes beneficios nos daban las gracias, ¿dónde está ese discurso que tan bonito quedo?  A muchos de nosotros nos hizo emocionarnos y tener en nuestra garganta la congoja de ver nuestro puesto de trabajo peligrar. Fuimos a todas las manifestaciones y el sentimiento que se me ha quedado es el de que perdí el tiempo, que ellos ya sabían lo que iban a firmar y que solo era su lavado de imagen.

Aún así sigo manteniendo la esperanza de que algún día suene el teléfono y sea de RR.HH. de Iveco ofreciéndome volver, pero cada día que pasa veo esa imagen mas lejana. Esos que decían que iban a mirar las situaciones personales de cada uno ni se molestan casi en escuchar, cuándo les dices que llevas casi dos años en paro, que tienes una hipoteca, que tu marido está en paro y encima esperas un bebé… Les da todo lo mismo. Sin contar el mal trago que hemos pasado todos los afectados por el ERE extintivo con los pagos del INEM, que muchos estuvimos sin cobrar nada de nada mas de 6 meses y cuando se les pedía ayuda rápido decían: “mmmmmmmm eso es del INEM tendrás que reclamar”. A sí que esa es la situación y casi sin entrar en detalles y vivencias de muchos de los compañeros es resumido aunque parezca que no…

Solo quería manifestar mi desaliento y tristeza ante esta situación en la que yo y mucha gente de la bolsa de empleo estamos hechos polvo y nadie nos ofrece una mano de apoyo ya que estamos olvidados.

SALUDOS.

V. M.

Dedicado a: Dani Nabucco, Juanjo Barcelona, Mi_tiempo_así, los 13 del Área Comercial, los 12 de Ingeniería de Motores, los 300 de Madrid… Y a todas las compañeras y compañeros que aún trabajando no tienen derecho al desempleo.

IVECO anuncia el cierre de su fábrica de componentes.

De nuevo la espada de Damocles encima de las cabezas de los trabajadores de IVECO. De nuevo se repite la historia en 277 trabajadores que vivieran, si nadie lo remedia, lo que antes que ellos vivieron 13 trabajadores en el Área de Comercial de Madrid y 15 trabajadores en Ingeniería de Motores de Barcelona. Ahora le toca a COMESA.

Y de nuevo los sindicatos se rasgas las vestiduras y piden reunirse con los representantes de la multinacional italiana, a quienes solicitaran medidas alternativas que “garanticen la actividad en el centro de trabajo”.

La empresa ha dicho que cierra la fábrica, dedicada a la mecanización de piezas para vehículos pesados, debido a la falta de producto y de viabilidad económica y CCOO ha rechazado esta decisión y los argumentos que ha dado la dirección para justificar el cierre, al entender que la decisión adoptada responde a una política de deslocalización a Italia y Alemania. Y oímos una palabra que ya nos suena… “deslocalización”.

Cuando despidieron a los 15 trabajadores de Ingeniería de Motores de Barcelona también la empresa justifica el despido por la “falta de producto y de viabilidad económica futura”. Una deslocalización que la justicia entendió no se debió haber hecho y supuso la sentencia de despido nulo de estos trabajadores. Pero lejos de poner en sobreaviso a los representantes de los trabajadores, apoyando y peleando para que los trabajadores readmitidos recuperan su actividad, los dejaron al merced de la empresa, solos y abandonados, permitiendo y colaborando para que la empresa los pudiera despedir de nuevo; eso sí, en esta ocasión, con la indemnización que legalmente les correspondía.

De nuevo oímos a los representantes de los trabajadores de los sindicatos mayoritarios exigir que se retire esta decisión y se cumplan los compromisos…

Musiquilla que a los representantes de la empresa les debe sonar a música celestial… Cantinela que en junio del 2009 oían en la boca del presidente y secretario del Comité de Empresa en IVECO-Madrid.

También en Madrid se reunieron para buscar ayudas y alternativas con el compromiso de no despedir a nadie. La Comunidad de Madrid dio el dinero para que no se despidiera a nadie, pero la realidad fue que los representantes de los trabajadores de las secciones sindicales de CCOO y UGT, esos que vociferaban que no permitirían ni un solo despido… firmaron de la manita de la multinacional de grupo FIAT, un Expediente de Regulación de Empleo en el cual se extinguía 13 contratos de trabajo atendiendo a las necesidades irrenunciables de la empresa, con una indemnización de menos de la mitad de lo que les correspondía. Y al día de hoy, hay 13 trabajadores que siguen luchando por su dignidad y sus puestos de trabajo. Que yo sepa todavía no ha habido nadie que haya exigido a la empresa que cumplan los compromisos adquiridos, nadie ha denunciado estos hechos ante la autoridad competente, al revés intentan criminalizar a los 13 despedidos por denunciar tales maniobras.

Con estos antecedentes, hoy martes se celebrará una asamblea para informar de la situación y de las iniciativas que se llevarán a cabo para evitar el cierre de la fábrica. De nuevo serán los mismos representantes LEGALES de los trabajadores los que se reúnan con los representantes de la multinacional italiana, a quienes solicitaran medidas alternativas que “garanticen la actividad en el centro de trabajo”, esperemos que en esta ocasión garanticen el puesto de trabajo de los 277 trabajadores que componen la plantilla y no los suyos propios y los de sus allegados.

Angelines Atienza.

Sindicatos alternativos: dificultades y retos.

El paro del 29 de septiembre ha contado con el soporte de diversos sindicatos confederales, nacionales y sectoriales, que ahora ven peligrar su efectividad por el fin de la negociación colectiva que provoca la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PSOE. Repasamos los problemas y las oportunidades de estos sindicatos a la izquierda de las centrales mayoritarias.

Tras el éxito parcial de la reciente huelga general del 29 de septiembre, primera desde los inicios de la actual crisis del desempleo, se abre una nueva coyuntura para el futuro del sindicalismo de clase en el Estado español. Por una parte, la introducción, con la actual Reforma Laboral, de la negociación individual entre el patrón y el asalariado, que debilitará los convenios colectivos, hace que el sindicalismo vea peligrar su efectividad, viéndose así amenazado de muerte.

A esta situación, habría que añadir los efectos contraproducentes, para el empleo y los derechos del trabajador, de otras medidas que acompañan la reforma, tales como la introducción del despido libre, su abaratamiento, y una mayor temporalidad del empleo, que amenazan con incrementar aún más las ya de por sí escandalosas cifras del desempleo que el mercado capitalista alcanza en el Estado español.

Lo que se suma a la actual dinámica desideologizadora, azuzada por los medios de masas que antes, durante y después han arremetido contra los huelguistas, defendiendo a toda costa “el derecho individual al trabajo” y contribuyendo así a generar ante la opinión pública una imagen deslegitimada de los piquetes como elementos “exaltados violentos” que, a través de medidas coactivas de presión colectiva, quedarían autoexcluidos del marco del Estado de derecho, basada en la defensa de las libertades y derechos individuales, sobre el papel –y en oposición a derechos y libertades colectivas como el del empleo o el trabajo digno–. De esta manera, han sentado las bases ideológicas, ante la palestra pública, para un posterior aumento de la reacción represiva por parte de las fuerzas policiales al servicio del Estado.

Medios que van desde El Mundo y ABC hasta Libertad Digital o La Gaceta han aprovechado a su favor críticas al actual modelo de sindicalismo mayoritario –mediatizado por la subvención estatal, y los altos sueldos de liberados– que tradicionalmente eran propias de la izquierda radical, así como del sindicalismo alternativo de base, para defender argumentos propios de la patronal, que interesan tanto al empresario como al Gobierno y la derecha.

Por su parte, este sindicalismo alternativo de base se ve representado por una serie de centrales sindicales minoritarias, del tipo de CGT, Co.Bas, critiCCOOs, y algunos sindicatos nacionales, por poner algunos ejemplos, como el SAT en Andalucía, o como la CIG gallega y la Corriente Sindical d’Izquierda (CSI) en Asturias, y otros sectoriales, como el sindicato USTEA. Pero, a pesar de su democracia interna los sindicatos alternativos han carecido del suficiente peso y representatividad en la clase obrera del Estado español como para convocar y poder impulsar por su propio pie una huelga general. Tienen en común la voluntad de reconstruir un modelo de sindicalismo combativo, asambleario, y de clase, alternativo al oficialista de CC OO y UGT, y aspiran a ganar cada vez más sectores de la base sindical de afiliados, particularmente desencatados con los sindicatos de concertación.

Sindicatos confederales

Son aquellos cuyo ámbito de organización, extensión y participación abarca el Estado. El que tiene mayor número de personas afiliadas es la Confederación General del Trabajo (CGT), central anarco-sindicalista que se reivindica heredera de la antigua CNT de los años ‘30, y surgida durante los ‘80 como escisión de CNT por su intención de ampliar el marco de afiliación de la organización a sectores del sindicalismo combativo de ideología no necesariamente anarquista. Defienden la abolición de la subvención estatal y la liberación sindical, si bien la admiten en una proporción pequeña como recurso extra de financiación.

Comisiones de Base (Co.Bas), es otro sindicato con distinta implantación en diversos puntos del Estado, surgido a partir de miembros escindidos del sector crítico de Comisiones Obreras, fundamentalmente producida por los métodos y formas de hacer sindicalismo de la dirección del sindicato.

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT), es heredera del anarco-sindicalismo español de la CNT de comienzos del siglo XX. Rechazan los liberados y así como la participación en comités de empresas y elecciones sindicales. En los últimos años ha defendido su propio calendario de movilizaciones, desarrollando su propia convocatoria aislada en la reciente huelga en distintas ciudades del Estado.

Finalmente, crítiCCOOs, sector crítico de Comisiones Obreras, representa en torno al 23% de esta central, reivindica la vuelta a los “postulados sindicales sociopolíticos y de clase, más nítidamente representados por los partidos de izquierdas” como, según su IX Congreso, el PCE –que representa la hegemonía dentro de CrítiCCOOs–, “frente a la política actual del sindicato”.

Sindicatos Nacionales

Son los adscritos al marco de actuación de una determinada nacionalidad histórica. Ese es el caso de los sindicatos independentistas vascos, como LAB, sindicato abertzale presente en las comunidades autónomas del País Vasco y Navarra, que, junto a sindicatos catalanistas como el SEPC, de estudiantes, se caracterizan por su rotunda negativa a abanderar convocatorias de huelga a nivel del Estado español.

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), conforma un bloque sindical crítico junto con la CGT y STE en las manifestaciones, y es particularmente hegemónico en las luchas del movimiento jornalero de Andalucía Occidental, si bien su implantación en las ciudades es limitada. En Galiza está la CIG, Confederación Intersindical Galega, de orientación nacionalista y de clase, particularmente hegemónica en sectores de la metalurgia y la naval.

Por último están los sindicatos sectoriales, aquellos cuyo marco de acción se limita al ámbito de una determinada rama o sector laboral, tal y como es el Sindicato de Trabajadores de Enseñanza (STE), de educación. Los sindicatos alternativos han jugado un papel clave en la convocatoria y realización de la huelga general, tanto en la agitación de las principales consignas de la huelga antes de la misma como en los numerosos piquetes.

Asimismo, la presencia, o el papel, de este sindicalismo crítico fue particularmente significativo en aquellas manifestaciones unitarias donde llegaron a arrastrar –como en el caso de Sevilla–, a algunos sectores de la filiación o simpatizantes de CCOO y UGT descontentos con la actitud, por parte de la dirección, de limitarse a una convocatoria “testimonial”.

Saldo del 29-S en Catalunya

El día de la huelga se saldó en Catalunya con la detención de 71 personas. En Barcelona se produjeron 43 arrestos. Dos ellos fueron trasladados a la cárcel Modelo de Barcelona y posteriormente a Cap Brians 1 después de que la jueza adujera riesgo de fuga. Se trata de un ciudadano rumano, Gociu B.M y del mexicano César Zúñiga, que entró en prisión, según sus abogados, únicamente por su procedencia. Según fuentes oficiales, los enfrentamientos en Barcelona causaron heridas a 81 personas, de los cuales 40 son Mossos d’Esquadra.

Roberto Mérida Fernández.