Granja sindical.

¿Por qué criamos sindicalistas y sindicalistos con las subvenciones públicas? ¿Para que parasiten al trabajador? El sindicalismo es un método de control gubernamental. Se les paga para que callen y simulen que defienden los derechos mientras cobran también por firmar rebajas a la patronal. Apenas acaban de divorciarse el gobierno de los sindicatos y ya les empiezan a cortar el grifo. En Baleares se ahorrará 205.495 euros liberando a las arcas públicas de los sindicales, y otros 68.906 por los locales que ocupan. Han chupado demasiado de la manguera.

La granja sindical es la mayor vergüenza que ha habido para el trabajador. No hay que acostarse con tu jefa para que te paguen. Ni el sindicato vertical (el de Franco) había consentido que a un obrero no le dieran el sueldo. Me encontré a uno de estos individuos diciendo que los millones de parados es porque son vagos y no quieren trabajar, y otro día le vi con una carpeta que llevaba el logo de la UGT, los mismo que me vendieron en Iveco porque no actuaron en los veinte días que hay para impugnar un despido. No me pagaron, ¿Y si por esta causa he perdido mi casa?

Álvaro Ángel Díez Frutos.