El adios de Santana Motor.

Los trabajadores de Santana Motor de Linares (Jaén) votan hoy si aceptan el acuerdo, llamado Linares-Futuro, al que llegaron la Junta de Andalucía, principal accionista de la factoría, y los sindicatos UGT y CC.OO sobre el futuro de la empresa.

Las votaciones tendrán lugar en las instalaciones de la empresa entre las 11:00 y las 17:00 horas, y se votará el mantenimiento y creación de 300 empleos en la zona y la prejubilación de 790 personas, una medida recogida en el Plan de Acción Social (PAS).

El acuerdo recoge alrededor de 790 prejubilaciones para trabajadores mayores de 50 años, mientras que los que no alcancen esa edad y se encuentren dentro del Plan de Acción Social, unos 80, recibirán indemnizaciones y se les ofrecerá contratos indefinidos dentro del parque empresarial de Santana.

Hay un tercer colectivo de unas trescientas personas, menores de cincuenta años pero que no están incluidas en el Plan de Acción Social, por tratarse de personal excedentario de Santana, a los que se les ofrecerá un plan formativo hasta el 31 de diciembre de 2012, con el compromiso de que si no se han recolocado en esa fecha recibirán otra indemnización. Unos 100 empleos con los “cuatro o cinco” nuevos proyectos industriales previstos para la zona, y de inmediata implantación en las instalaciones de Santana Motor, como por ejemplo, un acuerdo con Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) que ha fabricado trenes ligeros para los diversos tranvías promovidos en Andalucía. Y el mantenimiento y consolidación de otros 200 puestos de trabajo del parque de proveedores.

Recordemos que la factoría se encontraba inmersa en un tercer ERE y con la opción de compra por parte de Iveco caducada desde el 31 de Diciembre de 2010, así es como se obtienen beneficios.

Anuncios

Concentración hoy de Santana Motores y empresas auxiliares en Jaen.

El futuro de la empresa automovilística Santana Motor pende de un hilo. La renuncia de Fiat-Iveco a ejecutar su opción de compra sobre el modelo Massif -que expiró a finales de año- y las dificultades para encontrar un nuevo socio industrial para privatizar la compañía (Tagaz demora su respuesta), han reducido la carga de trabajo en la planta de Linares (Jaén) a la mínima expresión. Hasta el punto que se ha tenido que prorrogar el ERE por tercer año consecutivo.

Nueve autobuses con trabajadores de Santana Motor y empresas auxiliares partirán hoy desde Linares (Jaén) para manifestarse en la capital por la “situación caótica” en la automovilística ante la falta de información sobre los proyectos industriales que puedan garantizar la actividad y el empleo.

La expedición saldrá desde Linares para llegar a las 11.00 horas, aproximadamente, a la Plaza Jaén por la Paz de Jaén. Desde allí, los manifestantes irán hacia la Delegación de Economía, Innovación y Ciencia para trasladar a la Junta de Andalucía sus inquietudes ante la falta de solución para Santana Motores.

Los 1.200 empleados del parque empresarial se reparten entre los 363 de Santana militar -la rama de automoción- y el resto en empresas proveedoras, como Ditecsa, Fasur, Arpa o Elyo. De esa cifra, 874 son los trabajadores provenientes de Santana y que, por lo tanto, pueden acogerse a las medidas contempladas en el Plan de Acción Social de Santana(PASS) acordado con el Gobierno andaluz, y que debería de ponerse en marcha con proyectos concretos a corto plazo. Algunos datos de este plan son:

  • Recolocación o prejubilación de unos 800 trabajadores del parque de proveedores. En principios, las prejubilaciones afectarán a los mayores de 55 años.
  • Trescientos empleados de empresas asociadas a Santana Motor se encuentran actualmente fuera de los acuerdos.

La falta de actividad ya ha tenido sus consecuencias en las empresas auxiliares. El año pasado fue Matresur la que anunció su cierre dejando en la calle a 54 empleados, y ahora es Faescom, dedicada a tareas de mantenimiento, la que negocia el despido de 47 trabajadores de una plantilla de 100 empleados. Y que se concentraron el pasado lunes 17 a las puertas del ayuntamiento de Linares para mostrar su disconformidad con los despidos.

Santana Motor, nuevo ERE y situación de las empresas auxiliares.

Se ha constatado la inviabilidad de la fabricación de automóviles en Santana Motor (Linares, en Jaén), el pasado uno de Enero, dicha factoría comenzó el año con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por tercer año consecutivo, que en esta ocasión afecta a unos 358 trabajadores, ya que algunos se han quedado en el camino. Y cuya duración es de 235 días, los trabajadores afectados recibirán el 86 por ciento del salario y el cien por cien de las pagas extraordinarias.

Aunque el ERE, afecta de forma directa a la rama militar de Santana Motor influirá en unos 1.200 trabajadores, ya que en el parque de proveedores se produce una “reacción en cascada” y el resto de empresas del parque de proveedores acaban firmando expedientes en similares condiciones.

La otra mala noticia es que ya ha caducado la opción de compra por parte de Iveco, lo hizo el pasado 31 de Diciembre, de hecho, las primeras dudas sobre la opción de compra por parte de la firma italiana llegaba a primeros de este año que acaba, cuando el consejero delegado del grupo automovilístico, Sergio Marchionne, admitía la paralización de la producción en España en favor de las factorías de Italia para hacer frente a la crisis del sector.

Matresur, dedicada a la fabricación de matrices para Santana Motor, ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo definitivo para la totalidad de su plantilla, 53 trabajadores, ante la falta de ofertas en el concurso de acreedores que se presentaba el pasado mes de Mayo. La mayor de la plantilla se encuentra amparada por el Plan de Garantías de Santana Motor, pues 50 de los empleados proceden de la factoría automovilística de Linares, mientras que los otros tres trabajadores deben ser recolocados.

Faescom 92, dedicada a tareas de limpieza y servicios auxiliares en la factoría, ha planteado ante la Delegación de Empleo un expediente para la extinción de empleo para 47 trabajadores. El resto de la plantilla, otros 53 trabajadores, se encuentra en situación de ERE ante la falta de carga de trabajo.

Desde este espacio nos queremos solidarizar con los trabajadores de Santana y las empresas auxiliares, dar nuestro apoyo más firme a todas las movilizaciones que pongan en marcha.

Iveco prorroga su opción de compra sobre Santana, consecuencias.

Fiat-Iveco ha prorrogado su opción de compra sobre Santana Motor, con sede en Linares (Jaén), hasta final de año, dicha opción de Fiat-Iveco sobre Santana se preveía que finalizara a mediados de noviembre, aunque finalmente se a acordado ampliar el margen para que el grupo automovilístico decida sobre la posible adquisición de Santana.

Así están planteadas las intenciones por el grupo, a pesar de la coyuntura económica que afecta especialmente al sector del automóvil, y en especial al grupo en nuestro país (Iveco ha paralizado la producción en sus plantas de Valladolid y Barcelona y reducido la actividad en la de Madrid). Se ven ahora ratificadas con el acuerdo alcanzado entre ambas partes para que Santana pueda convertirse aún en propiedad de Iveco.

La relación entre Santana Motor y Fiat-Iveco se inició en mayo de 2006 cuando ambas firmas alcanzaron un acuerdo para desarrollar y distribuir internacionalmente un nuevo vehículo todoterreno a partir del modelo Anibal PS 10, el Massif. Este acuerdo incluía además la posibilidad de que Iveco ejerciera una posible opción de compra sobre la factoría linarense.

Así, se preveía comercializar entre 10.000 y 15.000 unidades al año de este vehículo todoterreno, que comenzó a fabricarse en enero de 2008. La comercialización internacional del producto la realizaría Iveco, que lo distribuirá con su marca, salvo en España, donde la distribución se haría bajo el sello conjunto Iveco-Santana así como en algunos países como Brasil donde Fiat sería la marca que lo comercializaría.

Santana Motor se encuentra actualmente inmersa en un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a la totalidad de la plantilla hasta final de año. Ante esta situación de incertidumbre y las largas negociaciones, la dirección dirección de Santana, admite que los más probable es la negociación para extender el ERE actual a 2011. En este situación, los trabajadores de dicha planta han acordado retomar las protestas para pedir soluciones de futuro a su situación ante el “estancamiento” de la negociación de Santana con otro grupo inversor internacional.

  • 19 de noviembre, concentración en la puerta de la Delegación Provincial de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía en Jaén, mientras que los delegados asistirán en Sevilla a una reunión del Plan Social de Santana.
  • 23 de noviembre, manifestación de los trabajadores en Linares.
  • 30 de noviembre, concentración a las puertas de la Delegación de Empleo en Jaén.
Expediente de Regulación de Empleo en Capgemini.
El estancamiento en las negociaciones de Santana Motor con un nuevo grupo inversor comienza a hacer mella en la totalidad del parque empresarial más allá de las empresas auxiliares del sector del metal. La última ‘víctima’ se encuentra en la firma dedicada a servicios de consultoría, tecnología y subcontratación, Capgemini, que ya cuenta con un principio de acuerdo para desarrollar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal hasta final de año.
La medida, que comenzará a aplicarse tan pronto cómo la autoridad laboral dé el visto bueno al documento acordado entre el comité de empresa y la dirección, supondrá adecuar el trabajo de un total de 77 empleados a las demandas de Santana Motor, es decir, no más de una semana al mes, o lo que es lo mismo, sólo se trabajará una o dos semanas, como mucho, antes de 2011.
Expediente de Regulación de Empleo en Faescom 92.
La dirección de Faescom 92, empresa del parque de proveedores de Santana con dos actividades diferenciadas de limpieza y mantenimiento y servicios auxiliares, presentó el expediente de extinción de empleo el pasado 5 de noviembre, por la falta de carga de trabajo. Esta medida afectará a cien trabajadores.
Desde estas líneas nuestra mayor solidaridad con los trabajadores del Parque de Proveedores de Santana.

Trabajadores de Santana deciden este jueves en asamblea movilizaciones por la falta de un plan de futuro.

Trabajador de Santana Motor.

Tras el parón vacacional en la factoría de Santana Motores de Linares (Jaen), los trabajadores se han ido reincorporando al ERE en vigor en función de cuando les correspondía, para volver todos a la fábrica a principios de este mes. Cuando han regresado a sus puestos de trabajo han continuado con el pedido de más de 426 todoterrenos realizado por Rumanía con la esperanza de encontrarse también alguno extraordinario que permita mejorar la situación de Santana Motor.

Pero no ha sido así, por lo que este jueves decidirán en asamblea que movilizaciones van a llevar a cabo, como anunciaron el pasado mes de julio. dichas movilizaciones se van a realizar ante la falta de un plan industrial que garantice el futuro y el empleo en la factoría linarense y su parque de proveedores.

La situación actual de la factoría es un ERE de 36 semanas en 2010 y a la espera de un proyecto industrial, con la vista puesta fundamentalmente en Iveco, que tiene opción de compra hasta finales de 2010 y que sigue sin concretarse, y los contactos con el fabricante ruso Tagaz, que fabrica los modelos Hyundai y los todoterrenos Tager y Road Partner.

Sin embargo, ven como peligra su futuro si se mantiene la situación, ya que en 2011 no se podrá amortiguar el descenso de pedidos y carga de trabajo con la prestación del paro que en muchos casos, trabajadores de Santana que se quedarían con tres meses para cobrar, o de empresas auxiliares que no tendrían ninguno.

E incluso se puede dar el caso de cierre de empresas como por ejemplo, Gstamp, compañía dedicada a la fabricación de componentes para automóviles, volvió a la actividad después de concluir el expediente de extinción de empleo de la compañía tras unas intensas negociaciones entre sindicatos y directiva. Ochenta, de los ciento sesenta y cuatro miembros de la plantilla, se iban a ver afectados en un principio. La cifra descendió a cincuenta y seis y, finalmente, quedó en cuarenta y dos.

Estos se vieron obligados a elegir entre solicitar bajas incentivadas con cuarenta y cinco días de indemnización con un límite de treinta mensualidades, trasladarse a otras instalaciones del grupo con contratación de dos años o concluir sus contratos para entrar en una bolsa de empleo con preferencia de colocación en cuanto se registre un aumento en la carga de trabajo.

Ocho han decidido permanecer activos, siete se incorporaron a la fábrica de Toledo y uno a la de Pamplona. Tres de sus compañeros fueron prejubilados, mientras que los cinco que se mantienen en la bolsa de empleo a la espera de poder reincorporarse en sus antiguos puestos gracias a diferentes medidas, recuperaron seis meses de subsidio. El resto, veintiséis, se acogieron a las bajas incentivadas.

Desde estas líneas esperamos que se alcance un acuerdo con Iveco o el grupo ruso Tagaz para que las cosas vuelvan a la normalidad y una zona industrial no sufra el desmantelamiento de su tejido social.

Trabajadores de Santana convocan movilizaciones para septiembre para exigir que se cumplan los acuerdos.

A cinco meses de que expire la opción de compra de Santana Motor  por parte de Iveco, trabajadores de Santana Motor y del parque de proveedores de esta factoría ubicada en Linares (Jaén) han convocado movilizaciones para el próximo mes de septiembre en las que exigirán el cumplimiento de los acuerdos firmados tras haber salido descontentos de la esperada reunión de seguimiento del Plan de Acción Social Santana (PASS).

Los santaneros, que es como se conoce en Linares a los trabajadores de Santana, como los de las empresas auxiliares no están dispuestos a esperar hasta 2011 para conocer el futuro de sus empleos. La razón es sencilla: para finales de año más de la mitad de la plantilla de Santana y auxiliares habrá consumido la totalidad del desempleo.

El pasado 28 de junio Santana Motor celebró su junta  de accionistas y la reunión de su consejo de administración en la que  se informó de que la compañía registró el pasado año unas pérdidas de  23,83 millones de euros, lo que supone reducir en un 42,4 por ciento  los ‘números rojos’ de 56,1 millones de euros contabilizados en el  ejercicio precedente.

Santana Motor también se ha visto afectada por la reducción de la  producción y ha tenido que presentar, al igual que todo el sector en  Europa, expedientes de regulación de empleo (ERE) de carácter  temporal, que en el caso de Santana afecta a toda la plantilla y está  aprobado hasta finales del ejercicio 2010.

En este sentido, la compañía especificó que, a pesar las actuales  circunstancias, la dirección de Santana Motor está llevando a cabo  diferentes actuaciones estratégicas, que permita afianzar los puestos  de trabajo directos e indirectos vinculados con Santana y en la  medida de lo posible que conlleve un incremento sustancial de la  actividad industrial en la comarca de Linares  y, por ende, en  la provincia de Jaén.

La dificil situación de Santana Motor la podemos ver reflejada en empresas auxiliares como Mecanizados Mecasanz S.L. que proviene de Mecanizados Sanz Catalán, con una experiencia en el sector del mecanizado de 39 años, desarrollada al amparo de SANTANA MOTOR y especializada en la fabricación de piezas en serie.

Desde hace 4 años, la empresa cambio de accionariado pasando a denominarse Mecanizados Mecasanz S.L. manteniendo la filosofía de la anterior empresa, trabajar haciendo piezas seriadas y especiales para trabajos de recuperación y mejora de calidad en el producto y el servicio al cliente.

Esta empresa hace trabajos de torneado, fresado, decolaje, mantenimiento y automatización. En estos momentos se encuentra en liquidación, y que el pasado 20 de mayo, sus trabajadores se concentraron delante de las puertas de la factoría Santana pidiendo la readmisión de los trabajadores despedidos y el pago de sus nóminas.

Tanto trabajadores de Santana, empresas auxiliares, como ciudadanía están a la espera de la decisión del Grupo  Fiat-Iveco sobre su opción de compra de la compañía, mientras que, de  forma paralela Santana Motor, continúa manteniendo negociaciones con  otro grupos industriales del sector del automóvil, interesados en  desarrollar en la factoría de Linares nuevos vehículos automóviles,  que por el momento exigen la más absoluta confidencialidad.

Economía acelera los contactos para privatizar Santana Motor.

A la factoría automovilística Santana Motor, de Linares (Jaén), se le acaba el tiempo para garantizar su futuro industrial. La Consejería de Economía e Innovación, accionista mayoritaria de la compañía, trabaja ya con el convencimiento de que Iveco no va a ejercer su opción de compra, que vence el próximo mes de noviembre. Fuentes de la compañía han indicado que los esfuerzos se centran en adquirir la propiedad intelectual del todoterreno Massif que Iveco fabrica en la planta linarense, que ahora se comparte al 50% con la Junta. Paralelamente, los directivos de Santana han acelerado los contactos para la privatización de la empresa, un proceso que se está viendo ralentizado por la caída del mercado automovilístico, con especial incidencia en el segmento de los todoterrenos.

“Los tiempos se nos agotan y no podemos esperar más”, admitió a este periódico un alto cargo de Santana. Aunque todavía no existe una posición formal de Iveco comunicando que no ejercerá su opción de compra, todo apunta a una salida de la multinacional italiana, máxime después de haber paralizado la producción en sus plantas de Valladolid y Barcelona y dejar a medio gas la de Madrid. La búsqueda de socios se produce cuando la Junta pretende reducir el sector público.La marcha de Iveco sería un nuevo mazazo para la empresa linarense que tutela el Gobierno andaluz desde hace 15 años. Por eso, las negociaciones se dirigen ahora a que el modelo Massif siga en Santana, para lo cual se negocia ya la adquisición de la propiedad intelectual del vehículo -ahora está repartida al 50% entre Iveco y la Junta- y con la exigencia de que se haga sin realizar ninguna aportación económica.

“Si no hay opción de compra de Iveco, necesitamos mantener el Massif a toda costa”, señaló un responsable de la fábrica, tras precisar que la opción de compra es un derecho de Iveco, pero no una obligación.

El mantenimiento del Massif, que tras la marcha el año pasado de Suzuki y el cese del modelo Jimny, ha asumido todo el protagonismo industrial en Santana, se considera clave en Santana para culminar las negociaciones para la privatización de la compañía, un proceso que discurre de manera paralela y que dirige de modo directo el presidente de Santana, Bienvenido Martínez.

De momento, los contactos de los directivos se están estrechando con el fabricante ruso Tagaz, que fabrica los modelos Hyundai y los todoterrenos Tager y Road Partner.

La Junta apremia a la privatización de Santana, una compañía que sufrió el año pasado una caída en la producción de vehículos del 73,5%, al fabricar 1.197 unidades frente a los 3.317 de 2008, un año en el que las pérdidas ascendieron a 56 millones de euros. Este año, el ritmo de producción no es mucho mejor.

Tan sólo el reciente pedido realizado por el Gobierno rumano de 426 todoterrenos del modelo Massif ha aliviado un tanto la situación para los 363 trabajadores de la compañía, que se encuentran durante 39 semanas de este año en Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Por si fuera poco, el anuncio del presidente andaluz, José Antonio Griñán, de reducir a la mitad las empresas públicas o participadas por la Junta no ha hecho más que aumentar la inquietud entre la plantilla. La Junta ha decidido eliminar, bien mediante fusión, extinción o absorción un total de 110 entidades públicas, aunque todavía no ha especificado qué empresas son las afectadas.

“El Gobierno andaluz debe reunirse con los trabajadores para clarificar el futuro de Santana porque cada vez hay más incertidumbre”, aseguró Francisco Carbonero, secretario general de Comisiones Obreras, sindicato mayoritario en el comité de empresa de la factoría linarense.

La inquietud se extiende también a los 3.000 trabajadores que forman parte del parque de proveedores y empresas auxiliares de Santana.

Santana, que se creó en 1956 y desde 1994 es propiedad de la Junta tras la suspensión de pagos de Suzuki, se ha visto obligada en los últimos años a diversificar su actividad industrial, con la creación de varias sociedades mixtas para fabricar vagones de tren, aerogeneradores o vehículos de emergencias.