Ética, derecho al voto y convenio colectivo.


El pasado lunes, 9 de Mayo, se realizó la votación para la firma o no del convenio colectivo en la factoría de Valladolid. El resultado final fue de 446 votos a favor, 415 en contra y 9 en blanco, por lo que se acepta el preacuerdo y por ende, la firma del convenio.

Dicha aprovación nos lleva a asumir el preacuerdo presentado y ya descrito en un anterior post. No voy a repetir el mensaje que el asumir este convenio nos lleva a una pérdida de poder adquisitivo que llevamos teniendo desde el anterior convenio, el endurecimiento de las condiciones de trabajo y nuestra flexibilidad no solo en el trabajo sino en nuestras relaciones personales y en el tiempo libre.

Esta votación nos ha llevado a mostrar nuestras grandezas y miserias. Las grandezas al entender y sentir que esta votación era una oportunidad inmensa de cambiar una situación puesta en marcha por unas federaciones que nos son totalmente ajenas. De dar ejemplo como plantilla, cual tiene que ser nuestro papel. Ser activos, no delegar, exigir nuestros derechos porque somos nosotros quienes producimos la riqueza y por tanto tenemos pleno derecho a unas condiciones laborales dignas.

Pero también las miserias, que no hay justificación para seguir adelante en defensa de nuestros derechos, no hay excusa para nuestra desunión. Ya que en estos años, desde 2009  nos hemos encontrado con amenazas de encargados y médicos, despidos, subida del ritmo de trabajo, hostigamiento, amenazas de demandas, terror psicológico, violación de los derechos sindicales y siete ERE, situación que resulta muy contradictoria con los ganancias obtenidas por la Empresa, ante las cuales nos hemos quedado con los brazos cruzados.

No voy a frustrarme como mi sección sindical, con la cual no estoy del todo de acuerdo con su comunicado. No lo estoy con que se diga que 50 prejubilados tienen la culpa, ¿que porcentaje representan? El 4%, pero tiene una clara motivación y es el que han difundido CC.OO y UGT en sus comunicados, cobrar unos atrasos, cobrar dinero,… ¿Realmente no lo sabían? Otra cosa es que solo sea eso lo que se les ha trasladado.

Al igual que el colectivo de empleados ha votado “SI”, también operarios lo han hecho ¿acaso ellos no condicionan también el voto? Y todos sabemos quienes son; los que no regulan lo mismo que la mayoría, menos. Los mismos que están aprendiendo puestos que debían de cubrir aquellos que aprobaron los concursos-oposición de comodines y los propios comodines de las líneas. No son solo prejubilados, encargados y mandos superiores han votado “SI”, también “compañeros” de línea, los mismos “compañeros” que los pasados 18 y 19 de abril subieron ha trabajar esas jornadas industriales por 140 € cada día. Los que subieron al día de puertas abiertas.

¿Acaso hay 446 empleados? No, hay muchos menos. Lo que debemos reflexionar si los que hemos votado “NO” hemos realizado la suficiente acción para cambiar el sentido del voto a los y las que han votado “SI”. ¿Nos hemos preguntado que es lo que mas pesa para el “SI”? El miedo a las deudas, el suspiro de un dinero que viene muy bien en Mayo y se le une la extra en Junio. Pero también que con un “NO” se nos exigía un esfuerzo. Que no solo iban a ser unas concentraciones, unas horas de paradas,… Y eso muchos y muchas no están dispuestos. También hay que recordar que 210 empleados no han votado ¿Por qué?

No debemos desahogar nuestra frustración en plantear la ética de la votación de los prejubiliados, siempre se les ha llamado en votaciones de Convenios y en otras ocasiones. La ética de que voten empleados que no van a sufrir el MTM, ni la flexibilidad, o que son encargados, y que por ende, votan lo que diga la empresa, pero si que son empleados de Iveco y que van a cobrar unos atrasos… No nos debemos plantear la ética, nos debemos de plantear la acción que debe de realizar  la sección sindical que se integra en un sindicato con un objetivo de transformación social. Poner en marcha planes desde la participación y el protagonismo de los trabajadores ya sean operarios o empleados, tomar actitudes solidarias con los demás, con el resto de trabajadores, sin dejar fuera a nadie.

Pongamos en marcha esos planes… Por cierto, ¿cuales son?

Javier Martín Pastor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: