COMESA apura sus últimos cartuchos.

En 1994 España iniciaba un crecimiento económico que duraría hasta 2006, cuando la crisis golpeó como a pocos al modelo español del ladrillo. El caso de Comesa es sintomático: su posible fin puede producirse ahora, pero se inició en 1994, cuando comenzó el llamado ‘milagro español’.

Entonces, la empresa alemana ZF entraba en Iveco Pegaso y formaban el ‘joint venture’ que todavía es la empresa de la Zona Franca, que ahora ha anunciado su cierre, que podría suponer el despido de 277 personas.

Este acuerdo comercial es el motivo de esperanza para estas 277 familias que viven con angustia desde que el 29 de octubre se les anunciara el cierre. Se agarran a un clavo ardiendo: argumentan, aunque la italiana lo niegue, que la fábrica donde trabajan es propiedad de Fiat (Iveco) y le piden un plan de industrial, como prometió el año pasado.

Este viernes han recibido una buena noticia. Como ya hiciera el Departament de Treball de la Generalitat de Catalunya, el Ministerio de Industria les da la razón y se ha comprometido a pedir en próximas fechas una reunión con los responsables de la italiana Fiat.

El portavoz sindical de CCOO en la planta, José María Places, recuerda que la mayoría del accionariado –un 60%- todavía pertenece a Iveco, a quien exige responsabilidades. El resto, un 40%, es propiedad de ZF. Además, en lo que supone una anécdota muy reveladora, recuerda como el día después de anunciar el cierre de la planta, de la página web de Comesa había ‘desaparecido’ la historia de la planta.

“Ejemplo de productividad”

Places asegura que están dispuestos a negociar con la italiana Fiat un plan industrial, pero no tolerarán un cierre, y anuncian acciones “contundentes” si la mediación de Industria no funciona.

En este sentido, desde los sindicatos se asegura que la planta es un ejemplo de formación. “Si es lo que piden ahora las empresas, nosotros hace tiempo que cumplimos”. Así, asegura que desde 1996 han realizado una media anual de 8.500 horas de formación entre toda la plantilla.

Como ha ocurrido con muchas otras multinacionales en España en los últimos años, tanto Fiat como ZF estarían planteando un repliegue estratégico a sus países de origen. “Se quieren solucionar los problemas de Italia o Alemania agudizando los de aquí”, sentencia el delegado sindical.

Fuente: Catalunyapress. (Gracias por el envío).