Anotaciones al margen (I).


Hoy quiero trasladar a este blog parte de los cuadernillos que un compañero del Área Comercial, agraciado con la jubilación parcial anticipada por contrato relevo, escribió a su salida de IVECO. Dentro de la cláusula B, firmada y aprobada en el acuerdo del Expediente de Regulación de Empleo 364/2009 en su Medida Extintiva B.2.2.1; 90 trabajadores fueren premiados con esta medida mientras en ese mismo ERE; 13 trabajadores fueron castigados con la extinción de sus contratos de trabajo, con menos de la mitad de la indemnización que les correspondía, atendiendo las necesidades irrenunciables de la empresa, cláusula B.2

Unas páginas en las que ha ido vertiendo y desgranando los momentos de su vida profesional en IVECO. Recuerdos de vivencias del día a día de su vida laboral. Testimonios, pensamientos y opiniones sobre hechos que vivió y presencio. Unas cuartillas, que en su momento, mando a algunos compañeros para su lectura y que yo he tenido la oportunidad de leer recientemente.

Entre todas estas consideraciones he entresacado únicamente las páginas que hacen referencia a los acontecimientos del 8 de julio… para que las personas que nos leen habitualmente tengan otra visión distinta a la mía… La visión de un compañero que vivió los acontecimientos y lo que es más importante que se atrevió a contarlos por escrito.

Como es un poco extenso lo hare en varias partes para no cansar…

“Despedíamos el año (2008) con la Reunión Global Comercial del 18 de diciembre. Atrás quedaba el recuerdo de 2007, y una vez más se hacía realidad lo del dicho: qué poco duran las alegrías en casa del pobre. El turrón de las cercanas Navidades se nos iba a indigestar.

Entramos de lleno en 2009 arrollados por los jinetes de la peor de las crisis financiera y económica que yo haya conocido. El día 16 de enero celebramos en el salón de actos la Convención Anual de Concesionarios, la cual se desarrolló por exigencias del guión en un ambiente de franca austeridad. Era normal, no estaba el horno para bollos.

La cuesta de enero iba a ser más cuesta que la acostumbrada después de conocer la inesperada noticia del cese de la compañera responsable de Prensa y Relaciones Externas, para, así, poder hacer hueco al encaje de bolillos que habían tejido en la trastienda de la “curia turinesa” en torno a la persona que hasta ese entonces ocupaba la Dirección de Recursos Humanos del Área Comercial, en otro tiempo muñidora y mano derecha del gerente de “Casa Lázaro”.

Volvía a llover sobre mojado. Volvía a repetirse la misma cantinela: cualquier persona servía para todo y alguna para nada. Ésta había sido, al menos en bastantes ocasiones, la nefasta política en la gestión de los recursos humanos en lo que ha concernido al Área Comercial, a la hora de nombramientos o de asignación de puestos o funciones, con el único fin de encontrar acomodo a una determinada persona o darle una salida airosa a su situación particular. ¡Cosas veredes, amigo Sancho!”

Angelines Atienza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: