Una España con valores.


ESPAÑA no atraviesa por su mejor momento. Los mercados nos acosan, los bancos se secan, los sueldos de los funcionarios bajan, las pensiones se congelan, la edad de jubilación aumentan, los derechos de los trabajadores disminuyen… y Suiza nos gana el primer partido del Mundial.

El Mundial de nuestros sueños. ¡Suiza! ¿Cómo podemos perder contra Suiza?

¡Los Representantes Legales de los Trabajadores! ¿Cómo nos pueden traicionar los representantes de los trabajadores?

La realidad nos ha atropellado, también el fútbol, disponíamos de cuatro días antes del próximo partido para encauzar la mala leche. Dado que en los 13 trabajadores del Área Comercial hay bastante rabia acumulada, que se preparen los representantes de los trabajadores, que se preparen los representantes de la empresa. A lo mejor no hay ambiente de huelga general, pero los 13 despedidos, que hasta hace un año eran personas normales, tuvieron todas las papeletas y pagaron los platos rotos de la crisis de una multinacional. La JUSTICIA es la niña de nuestros ojos, el rayo de esperanza en medio de las tribulaciones.

“Son indefendibles”, “sus jefes no los querían”, “no estaban sindicados”, “no iban a las manifestaciones”, “cobraban mucho”… Flagelación colectiva. Ni tres minutos habían pasado desde que Álvaro Arroyo pitó el final de sus carreras profesionales cuando ya las secciones sindicales de UGT y CCOO en IVECO ESPAÑA, S.L. en Madrid daban rienda suelta a su ingenio para explicar lo inexplicable. La conclusión estaba clara… los puestos de trabajo de 13 empleados, para ellos, eran una mierda.
Pues no señor. Alejandro, José Luis, Ángel, Manuel… las personas que el día 8 de julio del 2009 perdieron su puesto de trabajo son buenos trabajadores y, lo más importante, buena gente. Unas personas de los que todo el mundo debería tomar ejemplo.

Tan importantes como los goles son los valores que tienen esta selección y los 13 despedidos del Área de Comercial. Unidad, compañerismo, solidaridad, espíritu de equipo, humildad y esfuerzo colectivo. Son unos tipos estupendos, templados, modestos, unos buenos hombres y mujeres que se visten por los pies.

Al margen de que un jugador suizo meta un gol de churro. Los jugadores se han hartado de pedir prudencia a todo el mundo ante la euforia nacional desatada. No es culpa suya que todos los demás hayamos echado las campanas al vuelo poniendo en todas las porras que meterían 1, 2, 3 ó 4 goles a Suiza; hasta 13 les metió IVECO a las secciones sindicales de UGT y CCOO.

Como si estuviera chupado meter el balón en la portería de un Mundial…, pasar en PIB a Francia…, tener la competitividad de la economía alemana…, o defender los derechos de los trabajadores para que el grupo FIAT no se aproveche de la crisis para hacer una purga selectiva y arbitraria “atendiendo a las necesidades irrenunciables de la empresa”

Angelines Atienza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: